domingo, 24 de septiembre de 2017

Oro, yuanes y petróleo

La cumbre anual de los BRICS celebrada entre el 4 y 6 de septiembre pasados no ha obtenido la obtención mediática requerida, eclipsada por los.acontecimientos en la península coreana, la devolución de la guerra en Siria o los catastróficos desastres naturales en el Caribe y Golfo de México.

Sin embargo ha deparado interesantes movimientos cuya relevancia y repercusiones están aún por venir.

Corea-India
Respecto a la Península de Corea, tema de especial interés en esta cumbre pasada, en este momento parece más evidente que nunca que Rusia y China apuestan por la vía diplomática para poder orientar sus esfuerzos hacia su objetivo prioritario (el reordenamiento del comercio, finanzas y arquitectura económica globales que consoliden una verdadera multipolaridad apoyada en organizaciones como BRICS o la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) (palpable en lo económico a través del gran proyecto chino de la Ruta de la Seda y el fin de la histórica hegemonía del dolar). Por tanto, su anhelo es lograr el fin de la militarización de la zona por parte de EE.UU y sus aliados Japón y Corea del Sur, a la par que el congelamiento del programa nuclear de Corea del Norte, que entienden no se producirá de manera unilateral y sin contra prestaciones.

Nada más lejos que la concepción estadounidense expresada elocuentemente por Trump ante las Naciones Unidas, amenzanado con la total aniquilación de Corea. Por tanto, se antoja complicada una solución cuando las verdaderas intenciones de la Casa Blanca y el Pentágono son seguir posicionando elementos estratégicos (sistema THAAD) en las fronteras chinas y rusas, y, por tanto, ni busca ni le interesa la estabilidad ni la desmilitarización de la Península de Corea donde EE.UU exhibió músculo una vez más desplegando el pasado agosto 17.500 efectivos y a sus bombarderos B-2 y cazas F-35 (junto con 50.000 surcoreanos y aviones y buques japoneses) en las maniobras Ulchi Freedom Guardian 2017. Rusia y China , igualmente contemplan con preocupación la ampliación de las instalaciones militares en Corea del Sur, así como los planes públicamente anunciados por el Pentágono para completar el despliegue de 100 de sus más modernos cazabombarderos F-35 Lightning II en el Pacífico para inicios de la década de 2020. (1) (2)

Cambiando de tema, en el seno de los BRICS, India se ha convertido en un habitual elemento discordante. Pese a que antes de la cumbre, India y China retiraron sus fuerzas tras dos meses de tensión fronteriza en la meseta de Doklam, India viene insistiendo en la calificación de Pakistán como "Estado terrorista" a la vez que, alentado por EE.UU y Japón, trata a la desesperada de relanzar su propia "Ruta de la.Seda" mediante su propio proyecto de conectividad; el Corredor de Crecimiento Asia-África (AAGC), que difícilmente podrá competir con la iniciativa china.

Aludiendo también a la.importancia clave de Pakistán y su Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) en el proyecto chino, India no asistió a la cumbre de la Iniciativa Belt and Road en Hangzhou el pasado mes de mayo complaciendo a su cada vez más cercano aliado estadounidense. Quizás esta cercanía explique la extraña postura india oponiéndose a la creación de la Asociación Económica Global Regional (RCEP), que vendría a ocupar el espacio dejado por EE.UU al abandonar el TPP. (Trans-Pacifico).

Arquitectura financiera global
En el contexto de sanciones contra Corea del Norte, el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, amenazó con expulsar a China del sistema Internacional del dólar. Sin embargo, tal vez sea el dólar el que acabe siendo expulsado de buena parte de las transacciones financieras mundiales.

Para el proceso de re-ordenación de la arquitectura financiera global, China y los BRICS ya disponen de dos instrumentos que ganan peso día a día; se trata del Banco de Desarrollo (NDB) del BRICS, concebido para convertirse a largo plazo en alternativa al Banco Mundial, y, por otra parte, el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (AIIB) impulsado por China y que ya está financiando con fuertes sumas el desarrollo de la Ruta de la Seda.

Además, habría que añadir el impulso chino a su iniciativa de Asociación Económica Global Regional (RCEP), concebida para ocupar el vacío dejado por EE.UU tras el abandono unilateral del TPP y que no excluye a tradicionales aliados de Washington como Japón o Australia así como a los 10 miembros de la ASEAN, al igual que India, que como hemos visto, actúa equidistantemente entre el apoyo y el rechazo a dicha iniciativa, en la que también estaría incluida.

Finalmente, la reunión también se fijó como objetivo la expansión de la cooperación del BRICS con México, Egipto, Tailandia, Guinea o Tayikistán, en lo que ha venido a denominarse como formato BRICS Plus, que sin embargo no significa necesariamente que el BRICS pueda o siquiera esté interesado en la ampliación de su "club".

Oro y yuanes
Más allá de este importante encuentro multilateral, donde se ve representado cerca del 30% de la riqueza mundial así como el 46 % de la población, China aprovechó el encuentro para presentar ""en sociedad" una iniciativa ya en marcha y que pretende, ni más ni menos, el definitivo desplazamiento del dólar como única divisa mundial de referencia y condición indispensable para la negociación petrolera a escala global; se trata de un hecho de extraordinaria relevancia.

Se trata de un elemento indispensable para consolidar el concepto de orden multipolar global propugnado por Rusia y China, que debe asentarse sobre unas nuevas reglas del juego en materia de política exterior , que junto a la reorganización financiera y comercial otorguen un papel cada vez más significativo de la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) como contrapeso de EE.UU y la OTAN.

Volviendo a las.divisas, el presidente Putin se expreso de manera clara:

"Rusia comparte las preocupaciones de los países BRICS sobre la injusticia de una arquitectura financiera y económica mundial, que no tiene en cuenta el creciente peso de las economías emergentes. Estamos dispuestos a trabajar, junto con nuestros asociados, promoviendo reformas de la reglamentación financiera internacional y superar la excesiva dominación del limitado número de monedas de reserva ".

Ni más ni menos que superar la hegemonía del dolar, y hacerlo posible al desligar la divisa estadounidense del comercio mundial de petróleo.

Dicho escenario puede empezar a ser factible a partir de la puesta en marcha de un nuevo tipo de formulación para los nuevos contratos de futuros de petróleo, que China hará posible denominar en yuanes convertibles en oro físico a través de Shanghái y Hong Kong.

A este nuevo yuan convertible en oro, debemos añadirle el hecho de que China o Rusia abandonasen ya el uso del dólar en sus importantes transacciones comerciales hace tiempo y que promulgan igualmente el uso de divisas propias en el comercio de hidrocarburos con el objeto de que los países productores sancionados por Washington puedan evitar el dólar.

Aunque lo cierto es que la presencia del yuan en los mercados internacionales representa aún sólo el 2% de los pagos globales realizados a través del sistema internacional de pagos Swift, las iniciativas chinas para la internacionalización de su divisa son una constante. El 1 de octubre de 2016, la divisa china fue incluida dentro de la cesta de monedas que componen los Derechos Especiales de Giro-DEG, Además, el Banco Central de China ha impulsado operaciones entre su moneda y el rial saudí y el dirham de Emiratos Árabes Unidos, al igual que hizo anteriormente con dólares australianos y neozelandeses, libra esterlina, el yen japonés, el franco suizo, rand sudafricano o euro.

Esquivando el dólar
La nueva fórmula negociadora china es precisamente el camino que ha emprendido Venezuela, tras su reciente anuncio del abandono del dolar en transacciones con el Estado, con lo que las empresas deberán recurrir a una "canasta de monedas entre las que se cuentan el yuan, el rublo, la rupia y el euro" para la compra de petróleo venezolano; según afirmó el vicepresidente venezolano El Aissami:

"Todas las empresas que vayan a contratar o hacer algún tipo de contrato con el Estado venezolano va a ser en una moneda distinta al dólar. (...) Estamos preparados para que Venezuela sea el primer país en firmar el primer acuerdo comercial en yuanes para nuestra venta de petróleo a China". (3)

Cabe destacar que actualmente sólo los contratos de WTI y Brent se comercializan en el mercado mundial de futuros, y ambos están valorados en dólares, por lo que el nuevo tipo de contrato de futuro es de gran interés para los países contra los que EE.UU. aplica una política de sanciones económicas basadas en el dolar y el petróleo, como son Rusia, Venezuela, Irán y, actualmente, Catar.

Las exportaciones de crudo de Irán a China superan el promedio de 600.000 barriles diarios cuya transacción no se realiza en dolares. Pero no se trata únicamente del petróleo; la nueva linea de crédito chino para la financiación de infraestructuras en Irán anunciada por la empresa de inversiones estatal china CITIC se cifrará en una cuantía de 10.000 millones de dólares en euros y yuanes. Vienen a sumarse a anteriores créditos chinos para Irán por valor de 4.200 millones de dólares empleados en infraestructuras ferroviarias que también forman parte de la "ruta de la Seda". (4)

Bancos austriacos, daneses y alemanes han iniciado contactos con Teherán sobre la apertura de una línea de crédito de 22.000 millones de euros.

El oro se antoja fundamental para China a la hora de internacionalizar y fomentar el uso del yuan. No en vano, China es uno de los mayores productores mineros de oro, el consumidor más importante de oro del mundo así como el mayor importador de oro del mundo.

La Bolsa de Budapest en Hungría (5) anunció el pasado junio que podría convertirse en una de las primeras en utilizar el precio de referencia del oro denominado en yuanes para contratos de futuros del oro en la segunda mitad de 2017 a través de la Shanghai Gold Exchange, la mayor bolsa de valores de oro físico del mundo . La Shanghai Gold Exchange (SGE), supervisada por el Banco Central chino ya firmó acuerdo similar, con Dubai Gold and Commodities Exchange (DGCX),  convirtiéndose esta en la primera bolsa extranjera en utilizar la cotización de referencia del oro chino.

Es sólo una pequeña muestra de cómo esta combinación de divisas y materias primas clave como petróleo y oro supone quizás la mayor amenaza jamás planteada a la hegemonía del dolar estadounidense desde el final de la Segunda Guerra Mundial y el orden económico surgido de Bretton Woods que colocaba al dólar como moneda de reserva mundial y que, entre otras cosas, resultó esencial para la posibilitar el tan afamado "Plan Marshall".

¿Hacia la desdolarización?
El hecho de que la moneda china lleve camino de convertirse en un nuevo patrón oro retrae a la memoria capítulos como la destrucción de Iraq o Libia y el asesinato de sus lideres, precisamente motivados por iniciativas parecidas que trataban de minimizar o excluir el uso del dólar en su comercio exterior.

La diferencia entre los casos de Libia e Iraq y la China actual es sustancial; ambos líderes anunciaron abiertamente sus intenciones buscando recavar apoyo internacional, pero carecían de un plan concreto para llevarlo a cabo, mientras que los chinos trabajan en ello desde hace años, tratando de desdolarizarse desde hace 15 años a raíz de su entrada en la OMC (diciembre 2011).

Otro detalle clave es que Iraq y Libia eran productores de petróleo mientras que China es importador, diversificando sus compras en muchos países ; de hecho, en el momento actual EE.UU es exportador de petróleo. Por tanto, quizás, China se encuentre en el momento exacto en el cual su plan a largo plazo pueda llevarse adelante, sin perder de vista que sería el tercer intento de la bolsa de Hong Kong para crear contratos de futuros sobre el precio del oro y que las iniciativas anteriores no obtuvieron el éxito esperado. Ya en los años 80, el Futures Exchange, una unidad del HKEX en la actualidad, trató de inaugurar este mercado y otra iniciativa lanzada en octubre de 2008 desapareció en marzo de 2015 al ser incapaz de generar volumen de negociación suficiente.

El cliente tiene siempre la razón
En junio 2017 las importaciones chinas de crudo ascendieron a 8,79 millones de barriles por día (bpd), lo que convertía a China en el principal comprador mundial por segundo mes consecutivo. (6)

De acuerdo a las estadísticas de julio 2017, Rusia se mantenía como el principal proveedor de crudo para China por quinto mes consecutivo (1,17 millones de barriles por día (bpd), siendo Arabia Saudita el segundo mayor proveedor de China en esas mismas fechas, seguido de Angola, Iraq y Brasil. (7)

En consecuencia, el comercio entre el mayor importador de petróleo del planeta y uno de los mayores exportadores se realiza al margen del dolar, propulsado por los acuerdos entre el Banco Central Ruso y el Banco Popular de China a modo de swaps de rublos-yuan. Un comercio bilateral que se intensifica (8) mediante la anunciada adquisición del 14,16% de la petrolera rusa Rosneft por parte de la empresa energética china CEFC, compradas a la suiza Glencore y al Fondo Soberano de Qatar( que aun mantienen un 0,5% y un 4,7%, respectivamente en la petrolera rusa).

El oro es la clave
El otro pilar clave de la estrategia china es el oro. Si la fortaleza del dólar durante más de cuatro décadas se ha edificado entorno al petro-dólar, logrando que cualquier país del mundo estuviera obligado a comprar dólares para adquirir petróleo, es lógico pensar que China, cómo cliente, forzará a los proveedores a comercializar con su moneda, en base a las reservas de oro que cada vez acumula en mayor cantidad, puesto que China y Rusia llevan años incrementando sus activos de oro. Actualmente China y Rusia ocupan el sexto y el séptimo lugar según sus reservas de oro, superadas por EEUU, Alemania, Francia e Italia, así como por el FMI.

“Una vez aceptado el pago de petróleo o gas en yuanes, el vendedor, no tiene que preocuparse por poseer un exceso de la moneda china, simplemente pueden transformar esos mismos yuanes en oro” (Mark Tinker, de AXA Framlington Asia)

Los inversores son conscientes del valor "refugio" del oro frente a la burbuja de deuda y expansión monetaria aplicada durante anos por el BCE, la Reserva Federal o el Banco Central de Japón. Frente a estos movimientos, el pasado 21 de septiembre S&P rebajó la calificación de la deuda soberana de China bajándola de AA- a A+, de manera difícilmente comprensible.

Más aún, cuando tras firmar Trump el 8 de septiembre una ley que suspendía el tope de endeudamiento hasta el próximo 8 de diciembre; en apenas días, la deuda estatal de EE.UU. superaba la marca de los 20 billones de dólares, una cantidad que equivale a 62.000 dólares por habitante o 167.000 por contribuyente. (9)

Entretanto,(10) desde julio de este 2017, la Hong Kong Exchanges and Clearing Limited (HKEX) comercializa su contrato de futuros sobre el precio del oro denominado en Renminbi Offshore (CNH) y dólares estadounidenses, convirtiéndose en los primeros contratos de futuros de materias primas con entrega física en Hong Kong.

A inicios de septiembre, se habían registrado casi 30.000 negociaciones sobre los futuros del oro, un éxito sin precedentes, aunque aún lejos de los volúmenes manejados en los mercados de EE.UU.(11)

Conclusiones
La conjunción de todos estos.estos factores suponen la mayor amenaza jamás acaecida sobre el orden financiero mundial y la hegemonía del dolar vigentes desde la Segunda Guerra Mundial y los acuerdos de Bretton Woods. Más aún cuando tras el abandono del patrón oro ordenado por Nixon en 1971, que suponía la inconvertibilidad del dólar en oro, EE.UU liquidaba de manera unilateral el acuerdo de Bretton Woods y el dólar pasaba a basar su dominio en el petróleo (petrodolar).

La combinacion de petróleo, yuan y oro podría acarrear un cambio fundamental y sin precedentes en las finanzas globales, puesto que los compradores dejarían de estar obligados a conseguir dólares para después comprar petróleo, golpeando de manera directa en el verdadero sustento del dolar en las ultimas décadas.

No cabe duda de que EE.UU maniobrará con todos los medios a su alcance para anular o al menos atemperar el impacto de la ofensiva china. La Historia más reciente nos demuestra como actuó Washington ante iniciativas similares impulsadas por la Libia de Gadafhi o el Iraq de Saddam Hussein; sin embargo no cabe imaginar un escenario similar tratándose del binomio ruso-chino.

EE.UU trata de desestabilizar el BRICS a través de una cada vez mayor influencia sobre la India y sobre su Primer Ministro Modi, mientras espera obtener algún beneficio en forma de desestabilización de China ayudando a agitar el avispero birmano a través de la crisis roghinya.

Por otra parte se muestra cada vez más interesado en profundizar la crisis permanente en la península coreana, desechando la salida diplomática, mostrando músculo militar, apoyando el rearme japonés e incitándolo a mantener las distancias con Rusia, por ejemplo cuestionando la cooperación nipona con Rusia en proyectos de búsqueda y explotación de hidrocarburos. Tampoco podemos obviar el hecho del repunte bélico en Afganistán donde EE.UU y la OTAN no pretenden en absoluto retirarse teniendo en cuenta la privilegiada situación estratégica del país, cara a una hipotética confrontación con China, Rusia o Irán. Junto a ello, el crecimiento exponencial de los talibanes y de DAESH en el país, suponen un importante punto de atención que fue también tratado en la pasada cumbre BRICS. Sabedores de una situación que se prolonga desde principios del siglo XXI, las iniciativas chinas y rusas dejan clara su preocupación proponiendo una "solución asiática" a través de la OCS (Afganistan es miembro observador) que en otras palabras viene a reclamar la salida de las fuerzas occidentales de aquel país de forma definitiva.

NOTAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario