martes, 21 de febrero de 2017

Trump apuesta por la continuidad

Mike Pence & Donald Tusk
A finales del pasado mes de enero, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, alertaba a los líderes de los 27 países de la UE (salvo Gran Bretaña) de cómo Donald Trump y EE.UU podían convertirse en una "amenaza para la UE". El polaco Tusk, en base a las declaraciones del presidente Trump, auguraba pues un futuro "impredecible". En un tono sumamente alarmista, Tusk iba incluso más allá aseverando que Trump "parece poner en cuestión los últimos setenta años de la política de Exteriores norteamericana". (1)
 
Lo cierto es que el polémico nuevo gobierno estadounidense, con Donald Trump al frente, no ha tardado siquiera un mes en demostrar el cariz continuista de la política exterior estadounidense.

Desde la recurrente agresión rusa, pasando por el omnipresente peligro norcoreano, la "necesaria" perpetuación y refuerzo de la OTAN, la escalada retórica contra Irán, el apoyo incuestionable a Ucrania o el conflicto palestino-israelí, hasta llegar a una cada vez más latente confrontación con China, el discurso estadounidense no ha variado prácticamente en nada. Respecto a la UE, el mensaje del vicepresidente Pence en Bruselas no ofreció ninguna variación sustancial acerca de las relaciones entre Europa y EE.UU, ni mucho menos la apocalíptica ruptura predicha por Donald Tusk.

Konstantin Kosachyov, jefe del comité de asuntos internacionales en la Duma, ha sintetizado con claridad el punto en el que se encuentra la administración Trump:
  
"Incluso una disposición para un diálogo con los rusos se ve en Washington como un crimen del pensamiento. O Trump no ha encontrado una independencia que estaba buscando, y está siendo acorralado gradualmente, o la rusofobia ha infectado a la nueva administración de arriba abajo".(2)

Los principales medios de comunicación implicados en una campaña sin precedentes contra el nuevo presidente estadounidense pierden así una de las bazas principales con las que jugaban, reclamando la continuidad de las principales líneas de actuación de la política estadounidense, y realmente reivindicando la vigencia de un agotado mundo unipolar dirigido rígidamente por Washington; es lo que Trump ha hecho.

Para gran parte del establishment estadounidense, del que los principales medios forman parte integral, las únicas relaciones validas de Estados Unidos para con Rusia son aquellas que se miden en términos militares y que se traducen en enormes contratos; el reciente anuncio de Alemania y Francia para la formación de una fuerza conjunta de aviones de transporte KC-130J Super Hercules, fabricados por la estadounidense Lockheed Martin, es la última prueba del enorme complejo de intereses que confluyen en la OTAN. (3)

En definitiva, es probable que las enormes presiones de estos lobbies ya hayan obligado a recular a Trump.

Ciertamente Trump pareció arrancar su mandato derribando algunos de los pilares clave de ese dominio, abandonando alguno de los grandes tratados de libre comercio que los propios EE.UU habían abanderado. Pero pronto se ha topado de bruces con una férrea realidad al tocar la línea de flotación de la CIA, mediante su intento reforma del Consejo de Seguridad Nacional para tratar de excluir al jefe del Estado Mayor Conjunto y al director de la CIA, medida aún todavía pendiente de posibles enmiendas.

Por tanto, un capítulo, el de las guerras intestinas entre Trump y los resortes de la Inteligencia estadounidense, que ya se ha cobrado como víctima al asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, por sus conversaciones supuestamente ilegales con el embajador ruso en EEUU.
Así que por el momento, la postura de Trump y sus nuevos colaboradores parece haber vuelto "al redil"; la nueva representante estadounidense en la ONU se apresuraba en apoyar la renovada ofensiva del régimen de Kiev sobre Donbass, acusando irrisoriamente a Rusia de ser la responsable de la intensificación del conflicto. El propio Trump respaldaba esta actitud con declaraciones altisonantes sobre Crimea a modo de amenaza, sugiriendo que la postura de Obama frente a Rusia había sido demasiado "blanda". De hecho, la representante estadounidense en la ONU lo traducía en hechos cuando anunciaba el mantenimiento de las sanciones contra Rusia mientras los rusos no "renuncien" a Crimea.

No se trata únicamente de Trump. La gira reciente del vicepresidente Pence, tampoco ha sido dedicada a profundizar en los famosos "puntos de convergencia" ni en la "normalización de las relaciones con Rusia", si es que en algún momento llegara a producirse. Por el momento, Pence ofreció su respaldo a Ucrania, manifestando que EEUU debe pedir responsabilidades a Rusia y exigir que respete los acuerdos de Minsk, a la que señala como responsable de la guerra en el Donbass.

De hecho, la reunión del nuevo secretario de Defensa Mattis en Bruselas parece haber revitalizado a la OTAN, previa exigencia de un significativo aumento del gasto militar europeo y pese a que entre 2015-2016 la OTAN aumentó su gasto militar en un 3,8%, unos 10 000 millones de dólares. (4)

Recurriendo nuevamente a declaraciones de Trump, quien llegó a amenazar con que Estados Unidos solo cumpliría con el compromiso de defensa colectiva (el famoso artículo 5) con los países que estuvieran "al corriente de pagos", Mattis apuntaba a Alemania al exigir más dinero.

Alemania destina al presupuesto de defensa un 1,2% del PIB. Para alcanzar el exigido 2% en 2020, el presupuesto tendría que crecer alrededor de 22.000 millones de dólares; para otros países con verdaderas dificultades fiscales, como Italia o España, ese significativo aumento, unido a las normas presupuestarias de la Unión Europea, no auguran sino una mayor degradación del gasto social de los estados. (5)

En dicha reunión se encontraba la ministra de Defensa española, María Dolores de Cospedal para reiterar a la OTAN su compromiso de aumentar el gasto militar español hasta el 2% del PIB en el 2024, frente al "oficialmente" 0,91% actual. Entre otras cosas, ya se ha aprobado el primer despliegue internacional de los Leopard y Pizarro del Ejército español , que se efectuara en Letonia a partir de mayo y como parte del contingente de la OTAN. (6)

Y mientras, los despliegues de tropas estadounidenses en Europa Oriental se mantienen inalterables, desde los Países Bálticos hasta Rumanía y el Mar Negro, con constante actividad de la Alianza. Lejos de lo que una vez Trump calificó como "obsoleta", James Mattis aseguró que para Estados Unidos la OTAN sigue siendo "fundamental" y que "debe seguir transformándose para adaptarse a lo que sucedió en 2014, año del viraje en el que nuestras esperanzas de alguna forma de asociación con Rusia resultaron infructuosas". (7)

Definitivamente, si Rusia esperaba algún apreciable cambio de postura frente a Rusia de la mano del nuevo presidente de EE.UU, quizás ya haya percibido que eso no vaya a suceder.

Respecto a Oriente Medio, Israel ha presionado a Trump y a su nuevo gabinete (ya de por sí suficientemente pro-israelí) para tratar de revocar los históricos acuerdos nucleares alcanzados con Irán; involucrando a EEUU, Netanyahu intenta crear una verdadera alianza contra Irán, que incluye a los aliados estadounidenses en la región como son Arabia Saudí, Qatar, EAU y Bahrein. Un nuevo punto de fricción no solo con Irán, sino con Rusia, que apuesta firmemente por el eje Moscú-Teherán-Pekín, saliendo al paso de las acusaciones estadounidenses contra Irán. Después de que Trump calificara a Irán como “el más grande estado patrocinador del terrorismo”, la respuesta rusa, contundente y sin precedentes, llegó de la mano de Lavrov, quien destacó el papel fundamental de Irán y Hezbolá en la lucha contra el terrorismo en Siria.

En los campos de batalla de Siria, Irak y Yemen, será interesante observar la evolución de las relaciones entre la Turquía de Erdogan y Trump, pues tendrán directas consecuencias en la cuestión del apoyo estadounidense a los kurdos o la intervención de EE.UU cara a una hipotética ofensiva sobre DAESH en Raqqah, de igual forma que habrá que observar si EE.UU intensifica operaciones en Yemen.

En Asia, tampoco se aprecian gestos de distensión; tal vez, todo lo contrario, comprobándose que  Trump no solo no abandonará el llamado "giro hacia Asia" que inició Obama, sino que apuesta por el aumento del protagonismo militar estadounidense en la región, donde ya se estacionan cerca de 80.000 soldados estadounidense.

James Mattis visito Japón y Corea del Sur a inicios de febrero para estrechar vínculos; a Japón le prometía el compromiso para defender las islas Senkaku en caso de que China intente apoderarse del archipiélago, que China denomina Diaoyu; en Corea del Sur, recalcó la importancia del previsto despliegue del sistema antimisiles  THAAD en este territorio, con valor estratégico, y que China ve como una clara amenaza para su seguridad y no tanto como contención hacia Corea del Norte. (8)

En definitiva, ¿con qué argumentos creíbles se puede afirmar que las agresivas directrices principales de la política exterior estadounidense se vayan a ver modificadas con Donald Trump?. 

NOTAS:
(1) http://www.huffingtonpost.es/2017/01/31/tusk-trump-amenaza-mundo_n_14520578.html
(2) http://www.independent.co.uk/news/world/europe/nato-summit-us-russia-donald-trump-james-mattis-brussels-vladimir-putin-tillerson-a7584451.html

sábado, 11 de febrero de 2017

25º Aniversario de las relaciones España-Ucrania

Desde finales del mes de enero de este 2017, Ucrania acumula miles de ataques artilleros perpetrados sobre más de una treintena de localidades de la República Popular de Donetsk,provocando cuantiosos daños y elevadas cifras de muertos y heridos entre la población civil.

Frente a la mismísimas narices de los observadores de la OSCE, organización supuestamente encargada de velar por la aplicación de las condiciones del Acuerdo de Minsk, Ucrania ha desencadenado una intensa ofensiva (desde Donetsk, Makeévka, Yasinovátaya, Záitsevo, Léninskoe, Telmonovo, Sajanka a Komintérnovo) durante la cuál, según cifras de la RPD, las fuerzas ucranianas habrían sufrido ya más de 500 bajas entre muertos y heridos. Tanto por la cuantía significativa de bajas como por la concentración de armamento pesado (incluyendo tanques y artillería autopropulsada), resulta evidente que se trata de una ofensiva en toda regla; una reactivación de las operaciones con objeto de "despertar" el frente,  y cuya escalada podría fácilmente establecer nuevamente una situación de guerra abierta.

Más aún cuando con los asesinatos de Mijaíl Tolstij, alias 'Givi' (uno de los comandantes más conocidos de las milicias de Donetsk) y de Oleg Anaschenko (comandante militar de Lugansk), los ucranianos y sus asesores occidentales parecen querer hacer factible que los combates se extiendan al área de la RP Lugansk.

En tanto se desarrolla esta nueva y flagrante agresión ucraniana sobre Donbass, el cómplice y criminal silencio de los medios de comunicación españoles acerca de esta nueva ofensiva contrasta con la histeria cuasi enfermiza de la prensa deportiva española en relación al futbolista ucraniano Zozulya, y de paso, quedando en la más vergonzosa de las evidencias manteniendo una defensa acérrima e insostenible del personaje en cuestión; paralelamente a este indecente comportamiento, se cumplía el 25º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Ucrania y el Reino de España, situación ésta que tampoco ha tenido a bien analizar ningún gran medio español.

XXV años de relaciones bilaterales entre España y Ucrania
Un momento, pues, de extrema gravedad, que ha coincidido con el 25º aniversario del establecimiento de relaciones bilaterales entre España y Ucrania.

Una ocasión que el gobierno español no ha desaprovechado para reiterar su decidido apoyo al gobierno ucraniano, heredero del infame Maidan y principal responsable de desatar una guerra contra las repúblicas de Donetsk y Lugansk, que hasta aquel momento formaban parte de Ucrania, además de triste cómplice de episodios como la masacre del 2 de mayo del 2014 en Odessa y otros numerosos crímenes.

El actual ejecutivo español aboga igualmente por un claro posicionamiento en favor de Ucrania con respecto a Crimea.

Cabe preguntarse en vista de qué criterios, España apoya tan decididamente a un gobierno nacido a raíz de un golpe de estado protagonizado principalmente por grupos neonazis (apoyados expresa y ampliamente por la diplomacia europea y estadounidense presente en las calles de Kiev). Un golpe, supuesta expresión de la desaprobación popular al ex-presidente Yanukovich y de los deseos del pueblo ucraniano de integrarse en la UE, que ha derivado seguidamente, en la puesta en marcha del proceso de integración ucraniana en la OTAN; ¿es quizas esta la única razón por la que el gobierno del Reino de España respalde diplomáticamente a Kiev, sin observar siquiera un mínimo y lógico punto de vista neutral en un conflicto de éstas características?

La mínima coherencia y soberanía para adoptar posiciones propias en propio beneficio de España, hubiera determinado una postura neutral respecto a dos países como Rusia y Ucrania con los que España no comparte bloque comercial o político (obviando el hecho de que Ucrania es ya, en la práctica, miembro de la OTAN).

Sin embargo, y para sonrojo de muchos, lo cierto es que España no ha mantenido una posición neutral, ni en el conflicto interno ucraniano ni en el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania a raíz de Crimea; España vende armas y colabora activamente con Ucrania.

Oficialmente, así lo expresa el comunicado emitido por el Gobierno español con motivo del citado aniversario, dónde se recalca el "apoyo a la libre decisión del pueblo y autoridades ucranianas de acercarse a la Unión Europea mediante un ambicioso proceso de reformas políticas y económicas esenciales para la modernización del país". (1)

Destacaba también en su comunicado que "sólidos intereses comunes" refuerzan la relación Kiev-Madrid, para reiterar nuevamente el apoyo institucional hispano al gobierno ucraniano en el contencioso de Crimea

"El Gobierno de España quiere aprovechar esta efeméride para reiterar su firme compromiso con la defensa de la soberanía e independencia de Ucrania y de sus fronteras internacionalmente reconocidas".

El gobierno español expresa así su expresa conformidad con la continuación de una guerra que ha dejado ya miles de muertos en uno y otro bando, a la par que aprueba acciones como la ofensiva ucraniana actualmente en marcha y dónde el principal objetivo está siendo la población civil.

A consecuencia de los indiscriminados bombardeos sobre zonas residenciales, y de los deliberadamente planeados ataques sobre infraestructuras civiles, es precisamente la población civil quien está sufriendo las peores consecuencias; las autoridades de Donetsk apenas reconocen unas decenas de bajas militares frente al alto numero de víctimas civiles provocado por la acción de los cohetes Grad y Uragan.

Lejos de llevar a una reflexión acerca de éste tipo de acciones dirigidas por el gobierno de un país que España dice apoyar, en los comunicados oficiales se describe una idílica "luna de miel" hispano-ucraniana que dista mucho de ser cierta.

Finalmente, se alude a las estrechas "relaciones en los más diversos ámbitos, siempre en beneficio mutuo", que caracterizan esta idílica luna de miel descrita por la Cancillería española; sin embargo, la realidad no parece corresponderse con el panorama de ensueño que describe esta clase de lenguaje diplomático.

España mantiene su actitud de respaldo a Kiev expresada en el citado documento oficial ofrece continuidad con la linea española de apoyo a las acciones ucranianas, reiterada también durante la ultima visita oficial del Secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez (marzo de 2016), a Ucrania.

Abusando de la representatividad que el cargo ampara, expresaría al gobierno ucraniano la "solidaridad" de España con Ucrania, en "el segundo aniversario de la anexión ilegal de Crimea" y haciendo explícita referencia a Sebastopol (clara muestra de que el diplomático español no hablaba sino por boca de una OTAN desquiciada por su fracaso en intentar expulsar a la Flota rusa del Mar Negro). (2)

Una cercanía que no se refleja en el nivel de intercambio de visitas de alto nivel, puesto que el citado de marzo de 2016 fue el último contacto oficial de relevancia entre ambos países. Por parte ucraniana, la última visita relevante la protagonizó en 2015 su Ministro de Infraestructuras, mientras que en mayo de 2016 visitaba España una delegación ucraniana encabezada por el Primer Vicesecretario del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania y los directivos del holding armamentístico ucraniano Ukroboronprom lo que significa el último encuentro relevante hasta la fecha. (3)

España suscribe plenamente el discurso de EE.UU, Canadá y la UE respecto a los contenciosos en Crimea y Donbass, argumentando su adhesión a la política de sanciones en razón de "la anexión de Crimea por Rusia en marzo de 2014 y la posición rusa en relación con el conflicto en las regiones orientales de Ucrania... que considera una violación de la soberanía y la integridad territorial ucranianas". (4) Dichas sanciones suponen que actualmente siguen en vigor restricciones en los sectores financiero, energético o de defensa y en toda clase de transacciones con Crimea.

Comercio entre España y Ucrania
El apoyo incondicional a Ucrania mostrado históricamente por los sucesivos ejecutivos españoles, contrasta de manera clara con la relevancia de las relaciones comerciales bilaterales. Ucrania ocupa el puesto número 53º en el ranking mundial de países según el importe de sus exportaciones y la balanza comercial española con Ucrania registra déficit desde hace más de una década. (5)

Como indican las propias cifras oficiales ucranianas, en 2015, el intercambio comercial entre ambos países representaba 1484,3 millones de dolares, con un saldo positivo para Ucrania por valor de 602.9 millones de dolares (en 2015 Ucrania exportó a España por valor de 1043,6 millones, mientras importaba 440,7 millones en bienes españoles). Aún más modesto es el intercambio de servicios, que en 2015 ascendió a 57,5 millones de dólares. Según las estadísticas ucranianas, este comercio bilateral se habría visto incrementado durante los primeros 5 meses de 2016 en casi un 20%.

A lo largo de los años no se han experimentado cambios sustanciales en éste comercio bilateral que no parece señalar a Ucrania como un socio económico estratégico para España.

Mediante dichos intercambios comerciales, fundamentalmente España adquiere en Ucrania cereales (56,8% del volumen total), grasas y aceites de origen animal o vegetal (15,2%), residuos y desperdicios de la industria de alimentos (6,0%), metales ferrosos (4,6%) , sal, azufre, tierras y piedras (3,4%). (6)

España exporta a Ucrania bienes con mayor valor agregado, como productos químicos (15,3% del total), frutas y nueces comestibles (9,8%), productos farmacéuticos (8,1%), vehículos terrestres (7,5%), calderas y maquinaria (5,4%), en unos volúmenes de escaso peso.

Es la propia web del Ministerio de Exteriores quien define:

"Las relaciones comerciales bilaterales entre España y Ucrania han sido siempre escasas. Las empresas españolas muestran poco interés". Incluso reconoce que "desde el comienzo del conflicto armado en Donbas el flujo comercial, principalmente de España a Ucrania, se ha deteriorado aun más por la falta de seguridad en el país". (7)

Ucrania no figura pues entre los diez principales clientes ni entre los diez principales proveedores de España; en 2014, ambas listas eran todavía encabezadas por Rusia. De hecho, España se sitúa en el puesto 18º de proveedores al país eslavo, y el flujo de inversiones entre ambos países tiene una carácter reducido. Desde la óptica española, Ucrania ocupaba el puesto 81º en su lista de clientes en 2015 (estaba en el puesto 74º en 2014) y se sitúa como 44º como proveedor de España.

Comercio España-Ucrania, tras 2014
El aumento de la adquisición de cereal ucraniano por parte de España, observado tanto en 2014 como en 2015, se ha debido principalmente a la supresión de aranceles a este producto por parte de la UE. Como hemos referido anteriormente, el principal producto importado por España son cereales (principalmente maíz), producto accesible a nivel global y que puede comprarse a diversos proveedores, lo que definitivamente descarta a Ucrania como un socio estratégico para España.

No sólo el volumen total de las relaciones comerciales hispano-ucranianas es verdaderamente modesto, sino que muestra claros síntomas de deterioro evidente a partir de 2015; durante 2015, las exportaciones españolas a Ucrania se redujeron en un 19%, claro síntoma del deterioro de la economía ucraniana, cuyas capacidades de importación de bienes se han.visto notablemente reducidas.

El argumento económico y comercial no sirve pues para defender la postura de apoyo incuestionable por parte de los sucesivos gobiernos españoles, respecto a un país que.únicamente representaba para España un ínfimo 0,09% de sus exportaciones y un 0,41% del total de sus importaciones (2015).

Finalmente, si observamos la rubrica de acuerdos vigentes entre España y Ucrania, resalta el hecho de que el último acuerdo de relativa relevancia data del año 2001, con algunas negociaciones paralizadas desde 1986 (Convenio de Doble Imposición (CDI), cuando realmente Ucrania no existía como país independiente.(8)

La larga data de las relaciones hispano-ucranianas
Hace apenas unos días se cumplían 71 años de la resolución adoptada por la Asamblea General de la ONU y que condenaba la dictadura fascista del General Franco en España, prohibiendo, entre otras cosas, su ingreso en el organismo internacional. Sucedía un 9 de febrero de 1946; hoy, un Estado como la actual Ucrania está al frente de la presidencia rotatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, ejerciendo vetos para no condenar, por ejemplo, los últimos ataques a embajadas rusas por parte de grupos terroristas.

Muchas características de la actual Ucrania rememoran aspectos del régimen franquista, incluída su final inclusión en el esquema de la Alianza atlántica, décadas antes de que España iniciara su proceso de transición democrática tras la muerte de Franco en 1975. (9)

Como sucedió en la posguerra española, en Ucrania, después del Maidan, la ley de la “descomunización” permitió oficialmente ilegalizar los partidos comunistas, la simbología de izquierdas y la misma ideología como tal, legitimando que miles de los monumentos de la época soviética de gran valor histórico-cultural fueran destruidos, desatando una cruda represión y obligando a muchos ucranianos a abandonar el país o pasar a la clandestinidad. Igualmente se expulsó de las instituciones y se prohibieron las actividades y los símbolos del Partido de las Regiones, con representación parlamentaria elegida en comicios reconocidos internacionalmente.

En 1946, se esgrimió que el régimen franquista español no era sino fruto de la estrecha colaboración y apoyo de la Alemania nazi y la Italia fascista, cuyos principios se oponían frontalmente a aquellas primigenias Naciones Unidas. Con el paso de los años, podemos sumar a estos argumentos la descarada colaboración del franquismo en la huida y cobijo de una larga lista de insignes fascistas y colaboracionistas procedentes de toda Europa (alemanes, italianos, croatas..y como no, ucranianos) que disfrutaron de dorados retiros en la Península Ibérica o la aprovecharon como plataforma de huida hacia otros continentes.

Carlos Fuldner.
España fue pieza clave en los planes de la organización ODESSA (Organización de Antiguos Miembros de la SS).

En España, el trabajo organizativo fue encomendado a España a Carlos Fuldner, capitán de la SS, de madre argentina y padre alemán, creándose tres principales rutas de evasión en las cuales España jugaba un papel fundamental:

- "Araña", a través de la línea San Sebastián/Bilbao-Madrid-Tánger-Buenos Aires.

- "Ruta de los Conventos o lineas de ratas": Creada por el Vaticano a través de la línea Roma-Convento de San Girolamo-Nápoles o Génova-Buenos Aires.

-" Ruta Libertad": Creada por la inteligencia estadounidense para dar asistencia a criminales de guerra nazis, ucranianos, lituanos y estonios de la SS, que serian posteriormente utilizados contra la URSS a lo largo de la "Guerra Fría". (10)

 Los orígenes de la Diáspora Ucraniana en España
Ghetto de Lvov.
La aparición de ucranianos en España guarda directa relación con la Segunda Guerra Mundial. De hecho, la llegada de ucranianos a la España en los años 40 y 50 no es sino la historia de la evasión de un selecto grupo de criminales de guerra acogidos por la Iglesia y autoridades españolas, con la inestimable colaboración del celebre arzobispo ucraniano Iván Buchko.

Oficialmente ex-combatientes del Ejército Nacional Ucraniano-UNA, lo cierto es que dicha formación fue rebautizada al final de la guerra ( abril de 1945 ), siendo liderado por el General Pavlo Shandruk. Agrupó a todas las formaciones nacionalistas que, junto a la Alemania nazi, habían combatido a la Unión Soviética durante la guerra. Hasta el final oficial de la guerra, ésta formación obedecía órdenes, a través de Shandruk, del Alto Mando del Ejército alemán.

La principal fuerza dentro del Ejército de Shandruk fue la 1ª División de la UNA. Pero dicha denominación fue adoptada solo a dos semanas del fin de la guerra (25 de abril de 1945). Hasta entonces su denominación era la de 14ª División de Granaderos Waffen SS Galizien, íntegramente formada por ucranianos aunque los mandos superiores ,como en la mayor parte de las formaciones SS, eran alemanes.

Sus principales actuaciones se dieron en la batalla de Brody y en la campaña de Eslovaquia contra los partisanos anti-fascistas locales

Este ejército "ucraniano" se retiró hacia el oeste huyendo del avance de las fuerzas soviéticas y se entregó el 8 de mayo de 1945 a tropas británicas en el norte de Italia. La mayor parte fueron liberados tras la intervención del general polaco Anders, quién bajo auspicio del Gobierno polaco exiliado en Londres proporcionó pasaportes polacos a estos soldados ucranianos para evitar, como solicitaba Stalin, que esos prisioneros le fueran entregados a la URSS.

Tras pasar por el campo de prisioneros británico de Rimini (Italia), uno de los primeros lugares a los que llegaron los soldados ucranianos de Hitler fue a la España franquista. Con ayuda del Vaticano y de la Cruz Roja consiguieron nueva documentación y pasaportes. El 23 de diciembre de 1946 el primer grupo de 18 estudiantes partió de Génova en el barco español “Valencia” y a los dos días entraron en el puerto de Barcelona. En febrero de 1947 a este grupo se unieron otros 7 estudiantes. A finales de 1946, el periódico ABC recogía la forma en que fueron reconvertidos en estudiantes y refugiados para ocultar su pasado:

"En el expreso de Barcelona llegaron el domingo 18 estudiantes ucranianos que vienen a España, acogidos a la Obra Católica de Asistencia Universitaria, y que han de continuar sus estudios en el colegio madrileño de Santiago Apóstol, de reciente creación. Proceden de Italia… Después de varios años de grandes adversidades y de conocer el terror ruso, pues en los años 1939 y 1941 sufrieron la ocupación soviética, llegan a España procedentes de campos de concentración de Italia, en los que fueron internados al terminar la guerra. En 1944 el pueblo ucraniano empezó su éxodo por varios países de Europa, huyendo del avance comunista. Ellos buscaron refugio en Italia, y ahora Obnova ha logrado sacarlos de dichos campos de concentración y enviarlos a España." (11)

Durante sus años de estancia en España, la colonia ucraniana  se estructuro entorno a la llamada Comunidad Estudiantil Ucraniana en España, para cuya fundacion recibiría fondos y asesoramiento desde la Unión Central de Estudiantes Ucranianos, que tenía su sede en Munich. Fueron autorizados por el gobierno español para emitir a través de Radio Nacional de Madrid a Ucrania, desde 1951 hasta 1973.

Por tanto, no sorprenden episodios como el acontecido durante la "Revolución Naranja" del 2004 en Ucrania, cuando cierta Federación ucraniana de residentes en España , dirigida desde Valencia, dirigió una carta dirigida al entonces Rey Juan Carlos y al ex-presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, pidiéndoles que no reconocieran los resultados del comité electoral a favor de Yanukovitch.(12)

Así como tampoco puede sorprender el lamentable espectáculo de periodistas y políticos españoles (incluido el Ministro del Interior) en torno al caso del futbolista ucranio Roman Zozulya.

El argumento de que es la desinformación de los medios estatales rusos Sputnik y Russia Today (RT) la que ha provocado el escándalo, "inventando" que la ideología neonazi está muy presente en Ucrania y especialmente entre los voluntarios que luchan en el frente contra las milicias prorrusas, insulta profundamente la inteligencia de cualquiera que hoy en día disponga de Internet,y,  por otra parte, refuerza la ola de revisionismo histórico practicada en Occidente desde hace décadas, que trata de reescribir  a su medida la Historia del siglo XX.

Unos medios de propaganda rusos que contaban en 2015, según El País, con una financiación de 132 millones de euros (Sputnik) y 313 millones (RT); a modo comparativo,  los Presupuestos Generales del Estado de 2016 destinan a RTVE una partida presupuestaria de 342,87 millones de euros en concepto de compensación por servicio público. (13)

Pogromo de Lvov (1941). “Vuestras cabezas yacerán a los pies de Hitler”,
rezaba un panfleto banderista sobre los judíos ucranianos
Diarios supuestamente fiables y respetables como "El País" (14) o el New York Times (15), sostienen "alegremente" que Stepan Bandera apenas tuvo una breve y lejana colaboración con los nazis, únicamente en pos de lograr la independencia de Ucrania y que luego fue detenido por los nazis y enviado a un campo de concentración. Olvidan mencionar que en septiembre de 1944 lo excarcelaron, esperando que su popularidad entre los ucranianos ayudara contra el avance soviético, así como que vivió exiliado en Alemania Occidental con el cobijo de los Aliados.

Un relato a medias que oculta actos flagrantes de los banderistas, no ya como aliados de los alemanes, sino directamente integrados en los ejércitos del III Reich; desde servir a las órdenes del Ejercito alemán desde antes incluso de iniciarse su ataque a la Unión Soviética (los alemanes reclutaron a voluntarios seguidores de Bandera para actuar como policías de habla ucraniana y para servir en dos batallones voluntarios ucranianos), pasando por los nunca ocultados deseos de Bandera de alzar una Ucrania independiente a cambio de trabajar con los nazis (que como el propio Bandera declaro, seguiría siempre siendo amiga de Alemania), hasta integrarse finalmente en las SS.

La España democrática; relaciones hispano-ucranianas 
El 30 de enero de 1992, el entonces ministro de Asuntos Exteriores español, Francisco Fernández Ordóñez, oficializaba en Praga el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Ucrania y España; desde agosto de 1992, comenzó a operar la primera embajada española abierta en lo que fuese la URSS.

El ex-presidente Felipe González (1982-1996), señalaba públicamente que "Rusia, Ucrania y Rumanía en Europa Oriental son la prioridad española". (16)

Unas intenciones que iban más allá, si observamos la alocución de Fernández Ordóñez durante su visita a Kiev en abril de 1992:

"España considera a su país clave para la estabilidad de Europa... que tiene pleno derecho a seguir su propio camino. Quiero asegurarle la cooperación, la solidaridad y el apoyo de España en esta tarea tan difícil como exaltante de recuperación de la identidad ucrania".

España concedió entonces a Ucrania una "línea de crédito" de 250 millones de dólares para la adquisición de productos españoles. Pese a la declarada intención de estrechar lazos, lo cierto es que el primer y único ucraniano en visitar España fue Leonid Kuchma, en noviembre de 1996, con el verdadero objeto de impulsar la integración de Ucrania en la OTAN. España jugaría un papel importante en el proceso; tan significativo como que en 1997, Kuchma firmaba la Carta de Asociación entre Ucrania y la OTAN, sentado entre el presidente Aznar, (1996-2004), y Javier Solana, ex-secretario general de la OTAN.

En años posteriores 2007, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Arseniy Yatseniuk, visitaría España en 2007, para agradecer la Conmemoración de las Víctimas del Holodomor por parte del parlamento español, reconocido oficialmente como genocidio en País Vasco, Cataluña, Islas Baleares y en algunos municipios.

Sin embargo, no hubo reproche alguno cuando en junio de 2014, el mismo Yatseniuk describía a los habitantes de Donbass como subhumanos, es decir, el mismo término (Untermensch) utilizado por los nazis para justificar la aniquilación de las "razas inferiores". (17)

Otro gran "amigo" de España es Petro Poroshenko, actual presidente ucraniano.

Durante su etapa como ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, visitó España en enero de 2010, y en marzo de 2010 fue galardonado con la Gran Cruz de Orden del Mérito Civil, supuestamente por el desarrollo de las relaciones entre Ucrania y España, bajo el gobierno de Rodríguez Zapatero (2004-2011).

Una relación de amistad hispano-ucraniana de 25 años durante la cual no se ha realizado ninguna visita oficial de los jefes de Estado o de Gobierno a Ucrania, pero que en base a una entregada soberanía posiciona a España a favor de la guerra contra la población de Donbass.

Tanto que en marzo de 2014, el Senado español aplaudía la presencia del embajador ucraniano Pohoreltsev, a la par que los medios españoles ofrecían constantemente sesgadas informaciones sobre Crimea, (al contrario que el silencio que se sucedería con la matanza de Odessa), donde el propio embajador ucraniano era protagonista asiduo y principal fuente de información. Días más tarde, el 21 de abril de 2014, Pohoreltsev fue recibido por el Presidente del Senado de España García -Escudero, en claro gesto del apoyo oficial español al gobierno salido de Maidan, puesto que lo cierto es que las elecciones en Ucrania fueron en mayo de 2014, y, por tanto, y pese a que Pohoreltsev ya era embajador antes del golpe de estado, lo cierto es que en ese momento actuaba como un representante de la Junta golpista, a quien se le otorgaba injustificadamente este caluroso trato de favor.

Este mismo diplomático, apenas dos años antes, no parecía concebir a Rusia como un enemigo, pese a apuntar hacia la integración europea:

"Rusia es nuestro vecino y socio estratégico con el que tenemos el pasado histórico común y queremos desarrollar las relaciones bilaterales amistosas y mutuamente beneficiosas. De otra parte, la prioridad de la política exterior de Ucrania sigue siendo la integración en la UE. Por ello, nuestros principales objetivos de política exterior son la firma del Acuerdo de Asociación." (18)

España no es neutral en el actual conflicto de Donbass
El gobierno de España reaccionó también accediendo a la petición ucraniana y en septiembre de 2014 enviaba a Kiev dos toneladas de material - 300 cascos y 500 chalecos - para equipar al ejército y fuerzas paramilitares ucranianas.

España ha continuado su apoyo diplomático formal a las autodenominadas "operaciones anti-terroristas" en Donetsk y Lugansk, como demuestran la visita del ex-Ministro de Exteriores García-Margallo a Kiev en febrero de 2015 o la más que simbólica presencia del embajador español en Ucrania, Bugallo Ottone, junto al nuevo embajador de Ucrania en España, en el desfile con motivo de la Independencia de agosto de 2016 y cuyos principales exponentes fueron un enorme desfile militar y el tradicional discurso belicista de Poroshenko.

Y hasta las fechas más recientes, cuando la recientemente nombrada ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, mencionó en el Congreso, una de las misiones internacionales de las Fuerzas Armadas españolas: adiestramiento en materia de ciberdefensa a personal ucraniano.

Se trataría de transferir a los ucranianos las habilidades e infraestructuras para crear un cuerpo a semejanza del Mando Conjunto de Ciberdefensa creado por España en 2013. (19)

Pero vistas las aplicaciones directas de la tecnología que hoy en dia se pueden ver en los campos de batalla de Donbass, es más que predecible que esta colaboración implique su aplicación directa en la guerra; el ejemplo del "hackeo" descubierto en la artillería ucraniana puede servir como ejemplo del tipo de aplicaciones de dicha formación en ciberseguridad. (20)

Consecuencias de la "guerra de sanciones" contra Moscu
Según las estadísticas de las aduanas rusas de 2016, España ocupa actualmente el 19º lugar como suministrador de Rusia y el 30º lugar como cliente.

Pese al históricamente limitado volumen de intercambios comerciales entre ambos países, en especial con la coyuntura económica de España, no pueden dejarse pasar oportunidades de ampliar mercados como las que presenta la Federación Rusa con un potencial mercado que supera los 140 millones de consumidores.

La reducción drástica del comercio hispano-ruso viene motivada por diversas causas (recesión económica rusa, devaluación del rublo frente al euro, caída precios de hidrocarburos), pero el motivo principal se encuentra en la guerra de sanciones que desató la UE bajo petición estadounidense. Por tanto, se trata de una situación reversible desde el ámbito político y diplomático, aunque como veremos, difícilmente restañable en algunos sectores económicos.

La gran victima colateral de la guerra económica han las exportaciones españolas, las cuáles crecían a ritmo constante hasta 2012 ( en torno a 30% en el período 2006-2012, excepto 2009 ).

Sin embargo, entre 2012-2015, se produjo un descenso acumulado del 43%, al que hay que añadir otra caída adicional del 4,7 %, registrada entre enero-noviembre de 2016, respecto al mismo período del año anterior. (21)

De hecho, las cifras máximas se alcanzaron en 2012, con exportaciones españolas a Rusia por valor de 2.930 millones de €, que contrastan con los 1.672 millones de 2015 (último año del que hay cifras anuales). Y se debe añadir la importancia estratégica para España de un sector como el turístico que genera más del 10% del PIB español; el turismo ruso, que registró una expansión notable en España de clase media-alta entre 2010-2014, comenzó a disminuir en 2015 disminuyó con motivo de la delicada coyuntura política y económica. (22)

Por el lado de las importaciones españolas (principalmente combustibles, el 78% del total) éstas también han disminuido considerablemente en los últimos años.

En concreto, entre 2013 (año en el que alcanzaron los 8.232 Millones de €) hasta 2015, se redujeron un 40,6%. En el periodo enero-noviembre de 2016, la cifra de importación refleja una caída adicional de un 6,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

La propia Secretaria de Estado de Comercio del Ministerio de Economía de España define e esta manera las relaciones bilaterales hispano-rusas.

"Desde el punto de vista político, las relaciones entre España y la Federación Rusa son positivas y no presentan problemas de ningún tipo, si bien los contactos de alto nivel son menos frecuentes que con la mayoría de países comunitarios." (23)


En cambio a nivel de intercambio de visitas de alto nivel, destacaría la del Ministro de Energía ruso a España en diciembre de 2016, seguida de la Visita del Ministro de Fomento ese mismos mes o el hecho de que Presidente del Gobierno de España se entrevistó con el Presidente Putin con motivo de la Cumbre de Jefes de Estado del G-20 en 2015.

El impacto de las sanciones en la agricultura
No cabe duda de que la prohibición impuesta por Rusia (extendida hasta diciembre de 2017) a la importación de fruta, verdura, pescados y carnes frescos procedentes de la UE, en respuesta a las sanciones aplicadas a Rusia por la UE , a las cuáles se sumó España, son la razón principal de un descenso de las exportaciones españolas a Rusia, resaltando el hecho de que frutas y hortalizas representan más de un 60% de la producción agrícola española.

La comparativa entre las estadísticas del año 2015 -último año completo con datos disponibles- y las del 2012, por ser el último año en el que las relaciones comerciales se desarrollaron con normalidad, arroja pérdidas aproximadas de 785 millones de euros en el sector agrario español, una cifra que representa más de la mitad del volumen total de comercio entre Ucrania y España en 2015. (24)

Por sectores, la partida de frutas y frutos secos ya representaban un 43 % de las perdidas , con graves perdidas para las hortalizas, con el tomate como principal alimento afectado. El sector de la carne y los transformados cárnicos representaba el 35 % de las pérdidas totales, con el porcino como producto más afectado, mientras que las exportaciones españolas de pescado a Rusia representaban el 3,6 % del total.

Otros cálculos más actualizados ofrecen cifras mucho más altas para 2016; España ya acumularía pérdidas de 1.500 millones derivadas directamente del impacto de las sanciones. (25)

Un desastre detectable en la presencia de España en la feria de alimentación Prodexpo 2016 de Moscú; pese a ser el segundo país con mayor presencia con 24 empresas presentes, en los momentos más álgidos del comercio ruso-español se rozaba el centenar de empresas españolas presentes. (26)

Las exportaciones alimentarias de España a Rusia marcaron su máximo en 2012, pues ese año se situó como tercer proveedor de fruta (335 millones), sexto de carne (268,7 millones) y de verduras y hortalizas (133,7 millones), y en 2013 la exportación española directa de frutas y hortalizas españolas a Rusia ascendió a 230.729 toneladas, constituyendo el primer mercado de exportación fuera de la Unión Europea para España.

España afronta además un grave problema cara al futuro; Rusia ha recurrido a nuevos proveedores como Bielorrusia, Moldavia, Pakistán, Georgia, Ecuador, Uruguay, Turquía, China, Marruecos, Sudáfrica, Serbia, Siria, Macedonia, Irán o Egipto.

Paralelamente a esta diversificación de proveedores, Rusia reaccionó multiplicando su capacidad productiva en el sector agro-alimentario poniendo en marcha una política de sustitución de importaciones, que ha logrado ya que el porcino y el sector avícola rusos signifiquen ya un nivel cercano al 100 % de abastecimiento, se haya aumentado un 13 % la producción de vacuno en Rusia y se auto abastezca de leche en un 80 %.

Por todo ello, pese a una hipotética reapertura del mercado a las importaciones, las empresas españolas tendrán complicado recuperar sus cuotas de participación.

NOTAS: 
(1) http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/SalaDePrensa/Comunicados/Paginas/2017_COMUNICADOS/20170130_COMU028.aspx
(2) http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/SalaDePrensa/Actualidad/Paginas/Articulos/20160317_ACTUALIDAD3.as
(3) http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/el-pais/relaciones-bilaterales/index.html?idPais=UA
(4) http://www.comercio.gob.es/es-ES/comercio-exterior/politica-comercial/relaciones-bilaterales-union-europea/europa/cei/Paginas/rusia.aspx
(5) http://www.datosmacro.com/comercio/exportaciones/ucrania
(6) http://spain.mfa.gov.ua/es/ukraine-es/trade
(7) http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/el-pais/relaciones-bilaterales/index.html?idPais=UA
(8) http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/el-pais/relaciones-bilaterales/index.html?idPais=UA#3
(9) https://mundo.sputniknews.com/radio_que_pasa/201607191062256160-Poroshenko-Franco/
(10) http://www.independent.co.uk/news/world/europe/nazi-who-saved-hitler-is-in-spain-phil-davison-in-marbella-exposes-the-odessa-style-network-1415012.html
(11) http://lugrogeopolitica.blogspot.com.es/2015/05/polonia-y-ucrania-que-oculta-ese-pasado.html?m=1
(12) http://www.elmundo.es/elmundo/2004/11/24/internacional/1101324605.html
(13) http://www.rtve.es/rtve/20150812/rtve-presenta-para-2016-presupuesto-equilibrado-974-millones-euros-gastos-explotacion/1198680.shtml
(14) http://deportes.elpais.com/deportes/2017/02/05/actualidad/1486315886_797924.html
(15) http://www.nytimes.com/2010/03/02/world/europe/02history.html 
(16) http://elpais.com/diario/1992/01/11/espana/695084419_850215.html
(17) https://web.archive.org/web/20140615062948/http://usa.mfa.gov.ua/en/press-center/news/24185-mi-uvichnimo-pamjaty-gerojiv-ochistivshi-nashu-zemlyu-vid-nechistiarsenij-jacenyuk-u-spivchutti-ridnim-i-blizykim-zagiblih-vojiniv-u-lugansyku
(18) http://www.larazon.es/movil/historico/1746-serhii-pohoreltsev-el-fraude-electoral-es-imposible-ILLA_RAZON_498081
(19) http://politica.elpais.com/politica/2016/12/26/actualidad/1482774603_481537.html
(20) http://defense-update.com/20161223_trojan-2.html
(21) http://www.donexportacion.com/principales-paises-socios-comerciales-2014/
(22) http://www.expansion.com/empresas/transporte/2016/06/22/576a595ee5fdea8f348b45db.html 
(23) http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/el-pais/relaciones-bilaterales/index.html?idPais=RU
(24) http://www.efeagro.com/wp-content/uploads/sites/2/2016/09/DOC2016663197.pdf
(25) http://m.elconfidencialdigital.com/dinero/agricultores-espanoles-Trump-perdidas-millones_0_2867713211.html
(26) http://www.efe.com/efe/espana/economia/espana-y-nueve-paises-latinoamericanos-participan-en-feria-alimentaria-moscu/10003-3169935

domingo, 29 de enero de 2017

Líderes díscolos para 2017; Trump, Duterte, Dodon y Radev

De un tiempo a esta parte, se ha hecho palpable la aparición en la primera plana de la política internacional de una nueva generación de dirigentes díscolos, que amenazan con sacudir el tablero geopolítico global, de una forma u otra .

Calificados sistemáticamente por la gran prensa corporativa como "populistas", lo cierto es que su aparición vislumbra un horizonte de incertidumbres en relación a una serie de candentes cuestiones de la política internacional.

Se trata de solo un pequeño ramillete de muestra, puesto que en 2017, nombres como los de Viktor Orban (Hungría), Marine Le Pen (Francia) o los protagonistas del desarrollo del proceso del Brexit estarán a buen seguro en la primera plana informativa. Al igual que todo lo que acontezca en los Balcanes con el enquistado conflicto serbio-kosovar, la recién estrenada nueva membresía de Montenegro en la OTAN o el también enconado conflicto greco-turco en Chipre.

Una pequeña muestra, puesto que mención aparte merecería otra serie de nuevos líderes políticos que también están disponiendo cambios importantes en regiones como Latinoamérica, producidos tras la irrupción de lideres como Temer (Brasil), Macri (Argentina) o Kuczynski (Perú), país que albergará nuevas instalaciones militares estadounidenses en su territorio.(1)

Sin embargo, lo único que parece seguro, es que será el desarrollo de los acontecimientos quien confirmará si la irrupción de estos líderes se traduce en bruscos virajes en lo tocante a tratados comerciales, re-orientaciones geopolíticas, sistemas de alianzas etc.. o si por el contrario, las arraigadas estructuras dominantes son capaces de mantener el orden actual sin grandes sobresaltos, más allá de lo puramente mediático.

Trump, el icono
No cabe duda de que el gran icono no es sino Donald Trump, una verdadera incógnita a largo plazo cuyo mandato acaba de comenzar (no sin polémica), adoptando medidas significativas como el anuncio de retirada estadounidense del Acuerdo TransPacífico de Cooperación Económica (TPP), el mayor tratado de libre comercio jamas alcanzado en la historia, amén de anunciar la intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio entre EEUU, Canadá y México (TLCAN). Estos hechos atisban ya unas primeras consecuencias claras; será China quien amplíe su influencia en la región del globo que aglutina a las economías con mayor y más rápido crecimiento económico del mundo y definida por muchos como el motor económico mundial del siglo XXI.

EE.UU trata de embarcarse en la difícil aventura de revertir los 400.000 mill. de dólares anuales que inclinan la balanza comercial del lado chino, mediante la re-industrialización de EE.UU; o al menos esa es la visión de Trump.

Eso sí, contrasta el hecho del repliegue comercial con las firmes aspiraciones de reafirmación.del poderío bélico estadounidense. Trump es firme partidario de un rearme estadounidense especialmente orientado hacia el ámbito naval, con la mirada puesta en China y en el Pacifico.

Sin embargo, otros aspectos fundamentales de la política exterior estadounidense se encuentran en "stand-by", mientras que, ateniéndose a las agresivas declaraciones con respecto a Rusia y China de los nuevos jefazos introducidos por Trump (como el viejo halcón James Mattis (2) al frente de la Secretaría de Defensa o Mike Pompeo (3) al frente de la CIA) no parecen ofrecer nada nuevo; pese a matices o posibles distensiones, EE.UU no tiene ninguna intención de renunciar a Ucrania o de seguir acumulando fuerzas militares en el este de Europa, los países bálticos y en Asia, donde despliega su estrategia de pivotaje para contener a China.

En cambio, en vista al nuevo equipo de asesores de los que Trump se ha hecho rodear, como Michael Flynn, consejero de seguridad nacional del presidente Trump y demostradamente opuesto al apoyo estadounidense al yihadismo, si parece más factible un cambio de actitud estadounidense frente al terrorismo yihadista en Siria e Iraq, lo que modificaría sustancialmente la política llevada cabo en éste sentido por la administración Obama.

Trump parece mostrarse decidido a variar la política estadounidense en Siria (sin dejar de apostar por otras opciones, léase kurdos), al menos en lo tocante al yihadismo. Habría ya contactado con el presidente egipcio Al Sisi para ofrecer el apoyo estadounidense contra los Hermanos Musulmanes, a los que Trump considera acertadamente como raíz del terrorismo fundamentalista.

De confirmarse, esta ruptura acabaría con décadas de instrumentalización de los movimientos yihadistas por parte de EE.UU, desde que en 1953 Eisenhower recibiese en la Casa Blanca a unos Hermanos Musulmanes entre los que se encontraba Said Ramadan, líder carismático de la cofradía y al que ya Nasser acuso de no ser sino un hombre de la CIA.

Trump finiquitaría así una alianza que el presidente Eisenhower sello en base a “nuestra común fe en dios es el elemento común que nos une en la lucha contra el comunismo y el ateísmo”.

Más relevante incluso ha resultado la visita de la congresista estadounidense Tulsi Gabbard a Siria (4), significando de hecho los primeros contactos directos con Bashar Al Assad. La contundencia con la que se ha expresado la congresista en referencia a la necesidad de que EE.UU deje de armar y apoyar el terrorismo ha encontrado eco incluso en la CNN, señal evidente de que la actitud estadounidense hacia Siria va a verse modificada, provocando una reacción occidental en cadena en cuanto al actitud hacia Siria, que ya esta pudiendo apreciarse en británicos y alemanes.

Donde no cabra esperar cambios es en lo tocante a Israel. El nuevo presidente estadounidense se ha posicionado de manera evidente junto al ejecutivo israelí de Benjamin Nettanyahu y parece estar decidido a estrechar aún más los vínculos con Israel, inclusive con posibles iniciativas cargadas de simbolismo como, por ejemplo, un hipotético traslado de la embajada estadounidense de Tel-Aviv a Jerusalén, que provocaría de inmediato un nuevo levantamiento palestino.

La Filipinas de Duterte, ruptura consumada
Tal vez el caso más significativo de clara reorientación geopolítica es la postura adoptada por el presidente filipino Rodrigo Duterte, quién ha variado radicalmente el rumbo de la política exterior filipina en solo unos meses, lo que ha suscitado la tradicional reacción de las instituciones globales dominadas por EE.UU. Empezando por las propias Naciones Unidas, quienes han tratado de entorpecer este proceso mediante la más que tradicional alusión a la violación de derechos humanos en Filipinas en el marco de la autodenominada "Guerra contra las drogas" emprendida por el gobierno de Duterte.

Más allá de la retorica, Duterte ha concretado en hechos éste viraje. Filipinas ha suspendido sus históricas relaciones de sumisión a EE.UU para pasar a ejercer una política soberana la cuestión del Mar de la China meridional, el comercio de armas o el hasta ahora ilimitado permiso de uso de aguas y espacio aéreo filipino para el tránsito de fuerzas estadounidenses, hasta el punto de suspender los ejercicios navales conjuntos con EE.UU. que Filipinas ha realizado durante más de cinco décadas.

Todo ello combinado con el establecimiento de nuevos vínculos colaterales mucho más estrechos con China (abandonando la tradicional hostilidad hacia ese país) o Rusia; el pasado diciembre, los ministros de Defensa y Exteriores filipinos viajaron a Moscú en vista a cerrar posibles acuerdos para la compra de armamento tras la anunciada intención de Estados Unidos (EE.UU.) de bloquear la venta de armamento a Manila. Duterte ha abierto también nuevas vías de cooperación con otros países "señalados" como Irán, con quien a comienzos de enero Filipinas inicio negociaciones en vista a un acuerdo a largo plazo para la venta de crudo a Filipinas, manejándose la cifra de unos 4 millones de barriles al mes.(5)

No queriendo dejar cabos sueltos, Duterte ha llegado últimamente a denunciar la injerencia de la CIA en su país en años precedentes, bajo el mandato de su predecesor, Benigno Aquino. Ha señalado a la inteligencia estadounidense como la culpable de la desastrosa incursión contra un líder de Jemaah Islamiyah (Mindanao, enero 2015) que arrojó un saldo de 44 muertos tras una desastrosa operación.(6)



Igor Dodon en Moldavia
Tanto para la Unión Europea como para EE.UU, el este de Europa y los Balcanes han significado históricamente una zona de importancia estratégica, tanto por su situación como puente entre Europa y Oriente, como por la proximidad a las fronteras rusas, con quien no cesa de pujar por establecer una influencia hegemónica en la región. Y los hechos más recientes parecen indicar un nuevo impulso de la influencia rusa, cada vez más palpable, sobre los estados ex-soviéticos.

Por ello, la llegada al poder en Moldavia de Igor Dodon supone un nuevo foco de fricción entre los contendientes mencionados; Dodon, como candidato del Partido de los Socialistas, conquistó las elecciones presidenciales en Moldavia (celebradas en noviembre del pasado año) con con el 52,18% del electorado y procedió a asumir el cargo el 23 de diciembre.

Y una de las claves de su victoria no fue sino la anunciada modificación de las relaciones exteriores moldavas; entre otras cosas, planteando un referéndum sobre la relación de Moldavia con la UE.

Tanto en Europa como en EE.UU, se observa con preocupación la postura que el nuevo ejecutivo moldavo pueda poner en práctica, ampliando los lazos comerciales y buscando un acercamiento a Rusia, en oposición a las políticas pro-europeas de anteriores gobiernos moldavos. Unas políticas pro-europeas que no reportaron ningún beneficio para Moldavia, envuelta en la guerra de sanciones y afectada por restricciones comerciales rusas a las exportaciones de la agricultura moldava en respuesta a la firma de un acuerdo de asociación con la UE en 2014.

En recientes fechas, Dodon realizó su primer viaje internacional a Moscú, volviendo a plantear la posibilidad de romper los acuerdos comerciales con la Unión Europea después de las próximas elecciones parlamentarias del país; unas elecciones parlamentarias anticipadas para este año con el objetivo de acelerar el proceso. Dodon no es aparentemente un líder radical y rupturista (posee frontera común con la UE), sino que parece querer restablecer un equilibrio en las orientaciones geopolíticas del país, abandonando la generalizada y nada productiva retórica anti-rusa.

En Moscú, declaró que la facturación comercial de Moldavia con la UE se "había marchitado" desde que firmó un pacto político y comercial con el bloque en 2014 y que Moldavia no había visto ningún beneficio derivado del acuerdo.(7)

Lo cierto es que Moldavia es considerada uno de los países más pobres de Europa, con cifras de crecimiento y exportaciones en declive desde hace años, pese a las promesas de prosperidad que ofreció la UE en 2014.

Respecto a la OTAN, Igor Dodon se ha encontrado en su recién estrenada presidencia con el legado de los gobiernos precedentes; si bien Moldavia es oficialmente "neutral", desde 1994 está en vigor un acuerdo de cooperación con la OTAN por el cuál la organización dispone de diversas infraestructuras en el país, que se han visto ampliadas por el acuerdo alcanzado en noviembre de 2016 y que permitirá la apertura de la Oficina de Comunicaciones de la OTAN en Chisinau.(8)

Tal vez tratando de no involucrar al país en los bloques militares definidos, Dodon pretende avanzar en el reconocimiento de Moldavia como país no alineado por parte de la OTAN, sin cortar de manera brusca los lazos con dicha organización. Aún así, como con todo lo que concierne a la OTAN, si Dodon lleva adelante sus promesas, es evidente que Moldavia pasará a colocarse en una situación comprometida, en una región estratégica, con una delicada economía y, en principio, sin el respaldo rotundo de una de las grandes potencias militares, léase OTAN-Rusia.

"Estoy dispuesto a insistir en que sea anulado el acuerdo sobre la apertura de una Oficina de Comunicaciones de la OTAN en Chisinau, aún más estoy dispuesto a proponer en Bruselas en febrero un acuerdo que reconoce el estatus neutral de Moldavia por parte de la OTAN".

Otra cuestión de interés que podría verse afectada es la actitud moldava ante el poco conocido conflicto de Transnitria.

Transnistria, oficialmente República Moldava Pridnestroviana, es un Estado no reconocido y nacido de la guerra contra Moldavia de 1992, que reclama el territorio al este del río Dniéster; Moldavia no reconoce la secesión y considera los territorios como parte de la región autónoma de Transnistria

En la actual zona del conflicto opera una misión de paz internacional, incluidas fuerzas rusas, y están en marcha negociaciones de paz en las que participan Moldavia y Transnistria, Rusia, Ucrania y la OSCE en calidad de mediadores, y la UE y EEUU como observadores.

Durante años, los sucesivos ejecutivos moldavos han exigido que Rusia retire sus fuerzas de paz de Transnistria, pero precisamente Dodon ya ha opinado de manera discordante en este tema, manifestando que considera que la fuerza de paz ha cumplido su misión y continúa cumpliéndola, modificando así el tradicional discurso moldavo.(9)

Bulgaria; Rumen Radev
La región del Mar Negro constituye otra zona estratégica especialmente sensible. Bulgaria, miembro de la UE y de la OTAN, es otro de los países más deprimidos económicamente de la Europa de los 28, tras una década de adhesión a la UE que no parece haber conseguido arrancar demasiados resultados positivos.

Con una política exterior firmemente alineada con EE.UU y la OTAN durante todo este tiempo, Bulgaria se sumó al unísono coro occidental de sanciones contra Rusia a raíz del golpe de estado en Ucrania y el episodio de Crimea. Incluso yendo más allá, y como ha quedado bien patente en diversas oportunidades, Bulgaria ha jugado un papel importante en el conflicto sirio, donde el armamento búlgaro y otros diversos pertrechos, fabricados en Bulgaria, han estado fluyendo regularmente hasta los grupos rebeldes y yihadistas en Siria, vía Turquía y gracias al dinero saudí y catarí. (10)

El anterior ejecutivo de Plevneliev se plegó a la continuada presión de Washington (con controvertida visita de McCain incluída) suspendiendo finalmente su participación en el proyecto South Stream y anulándolo de facto. Ahora, Rusia tiene posibilidad de reanudar la iniciativa mediante la siempre inestable alternativa turca.(11)

El nuevo presidente, el ex-general de la Fuerza Aérea Rumen Radev , sin una orientación partidista clara (aunque apoyado por el Partido Socialista) y carente de toda experiencia política, deberá primero solventar la crisis política interna antes de revisar sus relaciones internacionales.

Sin embargo, quizás la llegada a la presidencia de Radev podría modificar las posiciones búlgaras en lo tocante a sus relaciones con Rusia. Ex-general de la Fuerza Aérea y de la OTAN, Radev no parece querer buscar ninguna ruptura de lazos con Occidente, pero apuesta por balancear también los intereses búlgaros hacia Rusia, principalmente en materia de relaciones comerciales, retirando las sanciones a Rusia que se han mostrado dañinas para la economía nacional.(12)

Radev parece querer alcanzar un equilibrio entre su decidida pertenencia a Europa y la OTAN y la reanudación de unas relaciones bilaterales con Rusia exentas de trabas y sanciones, aludiendo durante su campana electoral a que la UE debía abandonar la política de sanciones contra Rusia, en beneficio, en primer lugar, de la propia Bulgaria.

Eso sí, en su segundo discurso se abstuvo de mencionar a Rusia , algo que sí había hecho días antes al jurar el cargo en el Parlamento.

Tras encarar primero la aguda crisis política interna que vive Bulgaria, veremos si Radev profundiza en sus intenciones, habida cuenta del contexto regional donde se mueve, junto a la frontera búlgara y siendo el puerto de acceso de la OTAN al Mar Negro. Lo cierto es que cualquier movimiento de Radev suscitará la reacción de Washington, quien no puede permitirse ser desplazado por completo de un Mar Negro, que de facto, ya no controla.

NOTAS;
(1)http://regionamazonas.gob.pe/sede/detalle_noticia.php?id=3523
(2)http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/12/5877a581268e3ed4368b4695.html
(3)http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/12/actualidad/1484237042_230089.html
(4)http://www.bbc.com/news/world-us-canada-38774701
(5)http://www.reuters.com/article/iran-oil-philippines-idUSL5N1EW2QT
(6)http://www.aljazeera.com/news/2017/01/duterte-cia-blame-botched-terror-raid-170125062130514.html
(7)http://www.reuters.com/article/us-russia-moldova-eu-idUSKBN151290
(8)https://mundo.sputniknews.com/politica/201701231066414462-moldavia-otan/ 
(9)https://mundo.sputniknews.com/europa/201701171066286739-moldavia-rusia-tropas-seguridad/
(10)http://en.news-original.ru/journalists-published-a-video-of-the-secret-warehouse-of-the-terrorists-in-aleppo-with-the-bulgarian-weapons.html
(11)http://lugrogeopolitica.blogspot.com.es/2014/06/southstream-usa-intenta-obligar-europa.html 
(12)http://www.lavanguardia.com/politica/20170112/413305911455/el-presidente-electo-de-bulgaria-favorable-a-retirar-las-sanciones-a-rusia.html

martes, 17 de enero de 2017

Turquía y el fin del gran sueño otomanista de Erdogan

Aleppo.
La derrota de los yihadistas en Aleppo fue, fundamentalmente, una derrota tuca; no en vano, han sido principalmente oficiales turcos quiénes han estado a cargo del entrenamiento y dirección operativa de las fuerzas yihadistas en esta región siria y algunos de ellos fueron recientemente capturados en la citada Aleppo. Realmente supone el principio del fin del sueño imperial neo-otomano de Erdogan y el círculo de colaboradores más íntimo de su partido (AKP) y el inicio de una nueva fase de re-alineación turca en el escenario geopolítico regional y global, cuyas consecuencias y desarrollo están aún por ver.

En otro frentes, la posición del ejército turco, que en teoría combate a DAESH en el norte de Siria apoyado por fuerzas yihadistas calificadas en Occidente como "moderadas", se está demostrando como más vulnerable de lo previsto, lo que ha obligado a Erdogan a aceptar la coordinación con Rusia; sin embargo, en un futuro no muy lejano, Turquía habrá de aceptar las anunciadas intenciones de Damasco de liberar todo el territorio de la República Árabe Siria sin excepciones, y que han sido hasta el momento apoyadas firmemente por Rusia.

Para Erdogan no hay vuelta atrás; su intención de combatir a un DAESH que personalmente apadrinó por años, le llevó en agosto pasado a ordenar la 'Operación Escudo del Éufrates' , que no es sino una invasión ilegal del norte de Siria, y durante la cual el ejército tuco es apoyado por sus propios yihadistas, conocidos en Occidente como "rebeldes", "moderados" o "Ejercito Libre sirio"; por el momento arroja dudosos resultados.

Si hablamos de Iraq, y tras años de descarado soporte a DAESH, parece haberse concretado un acuerdo entre Turquía e Iraq (1) para la definitiva salida del país de los efectivos turcos de norteña ciudad de Bashiqa; es decir, otro golpe a las aspiraciones de anexión de estos territorios por parte de Erdogan.

Turquía a la deriva
Al presidente turco Recep Tayyip Erdogan no le falta razón cuando afirma que los atentados, contra el embajador ruso en Ankara o en la Nochevieja de Estambul buscaban desestabilizar el país. Sin embargo, cabe replicar, ¿qué es lo que ha venido haciendo su gobierno en Siria durante más de cinco largos años?
La respuesta es más que obvia; tan evidente como que los "éxitos" turcos en el vecino país han quedado definitivamente enterrados con la derrota en Aleppo, y, ahora, Turquía encara la dura realidad creada en su propio país a consecuencia de sus propios actos. En opinión de muchos analistas, tal vez la Turquía moderna padezca su peor crisis política interior desde su fundación en 1923. y la razón cabe buscarla en la forma en que Turquía se involucró (y fue obligada a involucrarse) en el conflicto de Siria, con una política tan ambiciosa como arriesgada.

Y en medio de esta vorágine de acontecimientos que sacude Turquía diariamente surgen interrogantes de suma relevancia geopolítica acerca del posible giro de Erdogan hacia Rusia e Irán.

Como todo lo que concierne al extraordinariamente voluble presidente turco, solo el tiempo y los acontecimientos podrán desvelar el papel a jugar por Turquía a partir de este momento, en su verdadera dimensión, dentro del gran escenario de Oriente Medio.

Aunque existe un interrogante especialmente peligroso para Turquía. Frente a la realidad de la evolución de los conflictos en Siria e Iraq, ¿en qué situación quedara Turquía cuando se materialicen el colapso de DAESH en Mosul, la erradicación completa de la presencia yihadista en la provincia de Damasco, los avances del Ejército sirio en el norte del país y, finalmente, la liberación de la provincia de Idleb?

Aunque Turquía anuncie que acaba de finalizar las obras de construcción de un muro de hormigón de 330 kilómetros de extensión en la frontera turca con Siria e Irak, resultará imposible detener esta marea de yihadistas que tratan de salvarse si se produce el colapso total entre sus filas. (2)

Para los miles de terroristas apadrinados por Erdogan durante años presentes en estas zonas de Siria e Iraq, es evidente que la primera opción de retirada será hacia Turquía, a lo que hay que añadir que previsiblemente el conflicto con los kurdos continuará su escalada pues no hay visos de mejora en este aspecto.

Con éste panorama, la Turquía que ahora se halla atrapada dentro en una espiral de extrema violencia e inestabilidad política se verá aún más convulsionada si cabe, con consecuencias directas y desastrosas para la economía, la divisa nacional (lira turca) y el turismo en ese país.

La Turquía de Erdogan tras el golpe
La convulsa historia turca de la segunda mitad del siglo XX no deja lugar a dudas sobre la constante presencia de la violencia política en el país. Desde 1960 se han producido cinco gobiernos militares y múltiples actos golpistas protagonizados por las Fuerzas Armadas turcas. La década de los 70 asistió a una Turquía dominada por la violencia de grupos extremistas de izquierda y derecha, lo que llevó al golpe de 1980. Desde ese momento el PKK entró en una guerra con el estado turco que ha dejado mas de 400.000 muertos.


La tendencia parecía haberse revertido en la última década, más pacífica, gracias a los intentos de negociación entre el estado y los kurdos; un vez Erdogan decidió romper este diálogo y reiniciar la guerra contra el PKK (extendiéndose este enfrentamiento a los kurdos de Siria) la política represiva de Ankara ha sido contestada por el PKK con una intensa lucha militar acompañada por ataques terroristas.

Entre enero de 2016 y enero de 2017 se produjeron 23 atentados terroristas con víctimas mortales en Turquía (kurdos o DAESH, cuya base de simpatizantes en Turquía celebran y apoyan sus actos); el saldo fue de, por lo menos, 365 muertos.

En paralelo al terrorismo, la Turquía de 2016 se aleja paulatinamente de los valores occidentales contemporáneos, como ha podido comprobarse durante las semanas previas al atentado del 31 de diciembre.

Lejos quedan los tiempos en los que la Unión Europea elogiaba el carácter reformador de Erdogan, quién hoy profundiza una república islámica de carácter presidencialista, consolidando su poder y ejerciéndolo de forma dictatorial en la practica.

Erdogan, del que no puede olvidarse pertenece a la Hermandad Musulmana, ha profundizado la implantación del islamismo, a través de la educación, promocionando la construcción de mezquitas y alentando a los imanes en su esfuerzo por la islamización sunní de la sociedad. Se señala especialmente a grupos como los kurdos, que son casi el 25% de la población o a minorías religiosas como los alevíes ( chiítas, entre el 20 y el 30% de la población de Turquía) o los cristianos.

En otro ámbito, no son pocos quienes opinan que el mandatario turco y su círculo más allegado están decididos a asegurar una presidencia vitalicia para Erdogan. Las descomunales purgas acaecidas entre los miembros de la Justicia y de las Fuerzas de Seguridad tras el oscuro episodio del fallido golpe de estado no hacen sino reforzar el poder de la figura presidencial. Sin ir más lejos, y ante un tribunal constitucional incapacitado en la práctica, Erdogan no ha tenido problemas para gobernar por decreto a través del estado de emergencia.

En fechas recientes se aprobó también en el Parlamento turco una primera fase de reformas que incluyen por ejemplo, que el antiguo artículo 18 que establecía que el presidente tiene la obligación de romper toda relación con su partido cuando es elegido, permitirá ahora mantener esa vinculación, o una revisión del artículo 17 que es el que regula las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Por tanto, el golpe ha sido, como califico en su día el propio Erdogan, "un gran regalo".

Un golpe en el que el gobierno turco llega a vincular al movimiento Hizmet, del influyente clérigo Fetulá Gulen (vinculado a la CIA), al Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) y DAESH (3), en un reciente informe sobre el golpe de Estado fallido del Mando General de la Gendarmería turca. En dicho informe se recalca también el papel estadounidense antes y después de la intentona, asegurando que Estados Unidos y la OTAN prometieron al PKK que Erdogan sería depuesto en el otoño de 2016, y detallando como el número de ciberataques desde EE.UU creció de manera significativa tras el episodio; de 97 ataques estadounidenses registrados antes del golpe se paso a más de 4.500 ciberataques contra las autoridades turcas.

La consecuencia; han sido ya más de 70.000 los perseguidos políticamente por el gobierno de Erdogan y lista de adversarios de los cuales deshacerse parece no tener fin.

En el plano económico, la actitud y acciones del régimen de Erdogan no contribuyen a un clima propicio de inversiones, puesto que la transparencia y la seguridad jurídica, factores clave actuales para atraer la inversión extranjera, no es la mejor carta de presentación de Turquía ante el mundo. Las amenazas de arresto o congelación de bienes relacionadas con el intento de golpe de Estado de éste verano están actuando como factor disuasorio, ya no sólo de inversionistas extranjeros (pese a las garantías que publicita el gobierno turco) sino de los propios empresarios turcos. En la práctica, en los últimos cinco meses, el gobierno turco ha confiscado más de 10.000 millones de dólares en activos a muchas compañías que considera vinculadas de una forma u otra a la trama golpista, lo que ha convertido al propio Estado turco en uno de los mayores conglomerados de la nación.

Pese a este refuerzo de la figura presidencial ( dictatorial en la práctica ) muchos factores sobrepasan y escapan a su control; Erdogan no está en posición de controlar los acontecimientos en Siria, el futuro de la política de Estados Unidos con Donald Trump frente a Turquía o la crisis económica que no amenaza sino con agudizarse aún más.

La economía turca en graves dificultades
La economía turca se ha deteriorado en el último año, durante el cual la lira turca ha perdido cerca del 26 % de su valor frente al dólar estadounidense; las perspectivas son sombrías y se corresponden con la situación interna y externa del país. De hecho, la lira turca llegó a su nivel más bajo en la primera semana de 2017 con un tipo de cambio de alrededor de 3.60 por dólar, poniendo en dificil a las compañías turcas por su exposicion a los préstamos en dólares.

Y en cuanto a la calificacion crediticia del pais, las agencias han calificado a la deuda pública del país como "bonos-basura".

En los años previos a su implicación en la guerra contra Siria, Turquia llego a alcanzar el 9º lugar en la lista de destinos turísticos más atractivos del mundo ya en 2007 y en 2014 subió al 6º superando al Reino Unido y Francia.

Según la Agencia de Apoyo y Promoción de Inversiones de Turquía, cerca de 42 millones de turistas visitaron el país en 2015 proporcionando ingresos fundamentales para el país; sin embargo, recalca como entre enero y septiembre de 2016, pel número de visitantes cayó aproximadamente un 35% en comparación con el mismo período en 2015 (donde el turismo ya cayo un 1,36%) lo que se traduce en la perdida estimada de entre unos 14.000 y 8.500 millones de dólares. (4)

Pero el propio hacer de Erdogan, junto al terrorismo, han dañado de forma prácticamente irreversible la vital industria turística turca, pero esa perdida de turistas viene tambien motivada en otra gran parte por la perdida de visitantes rusos tras 2015 y el derribo del Sukhoi. TUrquia ya no puede ofecer lo que otrora significaban sus ventajas estratégicas en la primera decada del siglo XXI; seguridad, estabilidad y previsibilidad juegan ahora en su contra. 

De la época del "cero problemas" a nuestros días
El ya defenestrado Ahmet Davutoglu, quizás el principal asesor en política internacional de Erdogan desde su llegada al poder, fue el arquitecto de la doctrina " cero problemas con nuestros vecinos". Así definía la estrategia turca en 2009:


"Nuestro objetivo primordial es la plena incorporación a Europa, pero actuamos también en nuestro propio espacio geográfico: los Balcanes, el Cáucaso, Oriente Próximo...", puntualiza. "Turquía no ha vuelto la vista hacia Oriente. No hay ninguna contradicción respecto a la integración en Occidente. ¿Nuestra política exterior? Cero conflictos con los vecinos". (5)

Eran los tiempos en los que Turquía incluso aspiraba a ser parte de la solución del contencioso iraní, cuando anunciaba su intención de estar abierto a la propuesta de Teherán para facilitar el intercambio de uranio enriquecido iraní para ser procesado en el exterior, ofreciéndose Turquía a almacenar en su territorio el combustible nuclear en tránsito hacia Rusia o Francia o de regreso a Irán.

Sin embargo, todo cambió a partir de 2011, con la irrupción del largo y doloroso proceso de las mal llamadas "Primaveras Árabes".
Ciertamente, hasta ahora Erdogan ha representado para EE.UU y la.OTAN un aliado fundamental dada la estratégica posición de Turquía y como segundo mayor ejército de la organización atlantista.

Tan fundamental como díscolo, puesto que Erdogan ya ha generado la desconfianza de sus aliados occidentales en más de una ocasión.

Por ejemplo en los casos de 2003, cuando Erdogan no permitió el transito de tropas estadounidenses destinadas a invadir Iraq, o el patrocinio turco del famoso barco Mavi Marmara, que se unió a la flotilla Free Gaza en Chipre para transportar ayuda humanitaria a la franja de Gaza; a bordo, 581 pasajeros, en torno a 400 de ellos turcos, incluidos varios diplomáticos y figuras públicas a bordo.

El último reto que se le presenta a Erdogan es la resolución del contencioso chipriota, donde no hay que olvidar la ocupación militar turca de una parte de la isla. No cabe duda de que este contencioso mantenido durante décadas entre dos países miembros de la OTAN en Chipre es siempre una cuestión pendiente para Turquía; la razón dada originalmente para que los soldados turcos fueron allí desplegados fue la de proteger a los turco-chipriotas de la violencia étnica a raíz del golpe militar griego de 1974.

No es descabellado pensar, como indican algunos analistas (6), que una facción del todavía gobierno estadounidense haya tratado de ofrecer Chipre a Erdogan como "aliciente" para mantenerse dentro de la OTAN. Es lo que podría estarse gestando en las conversaciones sobre la posible reunificación de Chipre que mantienen líderes turcos y grecochipriotas, así como los ministros de Relaciones Exteriores de los países garantes de la isla, Turquía, Grecia y el Reino Unido, detrás del cuál está Washington.

En pos de conseguirlo, Chipre debería ser primero reunificada y desmilitarizada y la OTAN permitiría desplegar fuerzas turcas, en una especie de silenciosa anexión de la isla por parte de Ankara con el beneplácito de EE.UU, lo que equivale a pensar que en caso de una separación definitiva de la OTAN por parte de Turquía le costaría el noreste de Chipre en beneficio de Grecia.

Erdogan debería recordar que ningún país ha abandonado nunca y de manera definitiva la OTAN, con el caso parcial de la Francia de De Gaulle en 1966, abandonando el mando militar integrado.

¿Ruptura con EE.UU?
La cuestión fundamental que se plantea es; ¿hasta qué punto podemos afirmar que Erdogan ha "cambiado" de bando al acercarse a Rusia y elevar sus fricciones con EE.UU y la OTAN? ¿es realmente posible dicho viraje?
Estadounidenses luciendo parches del YPG
Lo cierto es que nos hallamos en un momento de extrema tensión en las relaciones entre EE.UU y Turquía; el ejemplo más sintomático es la respuesta del ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, ante la insistencia estadounidense para que los kurdos sirios del Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD) y que respalda EE.UU, tomen parte en las conversaciones de paz de Astaná.

Çavuşoğlu equiparó al PYD y su brazo armado (Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con "grupos terroristas análogos" como Al-Nusra o DAESH y respondió que tenían el mismo derecho a participar que el PYD.

Aprovechó también para pedir al nuevo gobierno de Trump que termine la cooperación de Estados Unidos con los kurdos sirios, posibilidad esta bastante remota puesto que EE.UU considera oficialmente a los kurdos sirios como la única baza pública jugable sobre el terreno, habida cuenta de que de manera oficial no apoya ni respalda ni a DAESH ni Al-Nusrah, a los que hipócritamente afirma combatir. Es sólo una postura cara a la galería puesto que la realidad es que la derrota de Aleppo fue también una derrota estadounidense, que coordina desde hace años estas acciones desde las diferentes instalaciones de la OTAN en Turquía.

En palabras de Rex Tillerson ( elegido por Trump para Secretario de Estado ) durante una reciente audiencia en el Senado "los kurdos sirios son el mayor aliado de Estados Unidos en Siria".

Aunque si es cierto que Turquía tiene una baza importante para presionar; amenaza con dejar sin efecto el permiso que otorgó a EEUU para el uso de la base aérea Incirlik, si Washington vulnera los ‘intereses’ de Ankara (en palabras de diplomáticos turcos) y que puede interpretarse tanto en el apoyo a las milicias kurdo-sirias de YPG como, si definitivamente Turquía se plantea erradicar a DAESH, en el hipotético apoyo que dicha base pueda ofrecer a dicha entidad.

El ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, lanzaba otro dardo envenenado ante la falta de apoyo por parte de EE.UU a la operación que efectúa Turquía en la ciudad de Al-Bab, situada en el norte de Siria, deslizando que realmente Estados Unidos apoya al DAESH.
 
"Si no nos están apoyando en la operación más importante que hemos llevado a cabo contra DAESH, ¿por qué deberían seguir en Incirlik?". (7)

El propio Erdogan ya acusó a Estados Unidos de seguir constituyendo el principal apoyo para los yihadistas (DAESH incluido) sugiriendo que ése era el papel que Turquía ha venido jugando durante años, con lo que veladamente estaría asegurando que renuncia a seguir haciéndolo. Erdogan alegó a finales de diciembre que Turquía estaba en posesión de "pruebas confirmadas, con fotografías, fotos y videos" del apoyo de Estados Unidos a DAESH.

La diplomacia estadounidense, en boca del ínclito Mark Toner, portavoz adjunto del Departamento de Estado, echaba balones fuera de manera poco convincente dada la gravedad de las acusaciones vertidas por un gobierno aliado y argumentaba que los turcos reaccionaban así en respuesta a la alianza tácita entre las fuerzas kurdas sirias y la coalición encabezada por Estados Unidos.

"Quiero decir, la idea de que Estados Unidos no está combatiendo activamente a Daesh, por ejemplo, es ridícula teniendo en cuenta todo lo que hemos logrado durante el último año y medio en realmente reducir el punto de apoyo de Daesh en Siria, así como en Irak". (8)


De igual forma olvidamos, bajo nuestro punto de vista occidental, que Turquía considera a YPG como una organización terrorista con la cuál esta en guerra abierta décadas antes de la irrupción de DAESH.

Independientemente del juicio que nos merezca este largo conflicto, lo cierto es que el ministro turco de Defensa, Fikri Isik, no estaba exento de razón afirmando que si Estados Unidos es su aliado en la OTAN, “la base de nuestra alianza tiene que ser transparente”,y, de no ser así, “sería difícil mantener esta alianza”. Es decir, un aliado como EE.UU no puede seguir ofreciendo su respaldo a una organización que los turcos califican como abiertamente enemiga y hostil.


¿Y qué hay respecto al "cambio de bando" turco?
Llegamos a la cuestión clave; sí la Turquía de Erdogan abandona total o parcialmente la esfera de influencia estadounidense, ¿sería para entrar en la órbita rusa?

Turquía no es solo un país miembro de la OTAN, sino que junto a Arabia Saudita es el principal padrino del yihadismo internacional tras la retirada qatarí lograda por Rusia al permitir la entrada qatarí en el gigante petrolero Rosneft.

Y durante un lustro, Turquía ha sido la pieza clave para que Al-Qaeda (Al Nusrah) y Daesh se establecieran y fortalecieran en Siria y en Iraq, haciéndoles llegar todo tipo de pertrechos y armamento e incluso participando la familia de Erdogan, a título personal, en el lucrativo contrabando de petróleo robado por DAESH en Iraq y Siria, amén del saqueo de áreas industriales y arqueológicas en ambos países y cuyos botines transitaban por la porosa frontera turca.

Gracias en gran parte a la actuación turca, la República Árabe Siria llegó a estar contra las cuerdas enfrentándose a una verdadera avalancha de yihadistas procedentes de todo el globo, los cuáles utilizaban la cómoda frontera turca como puerta de entrada a Siria, bajo la criminal complicidad y dirección del gobierno de Erdogan.

Damasco solicitó la ayuda de sus aliados y logró la intervención iraní y la irrupción de Hezbolá, que junto a la decisiva intervención de Rusia desde septiembre de 2015, han logrado reverter la situación en líneas generales, pese al camino que queda por recorrer para lograr una victoria definitiva y el punto y final a la guerra.

Como hemos comprobado, es cierto que los dirigentes turcos han iniciado ya un cambio de retórica. Pero esas palabras van a tener que verse reflejadas en actos concretos sobre el terreno si verdaderamente el gobierno turco quiere recuperar la confianza rusa.

Por ejemplo, un aspecto clave es el control que el ejército turco ejerce sobre la localidad de Azaz, situada sólo a siete kilómetros de la frontera con Turquía , en el norte de la provincia siria de Aleppo. Esta población fue la segunda que tomaron las fuerzas turcas después de Jarablus y tras la invasión de agosto, ocupada desde 2012 por Nureddin al Zinki y Frente Al Nusra y en pugnas intestinas con DAESH.

Azaz y Jarablus son desde hace años puntos vitales en las rutas de Turquía a Siria, abasteciendo a dichos grupos terroristas con armas, hombres y logística, y para Erdogan supone un elemento de presión importante a la hora de intervenir en Siria.

El gobierno turco, si así lo decidiera, podría cerrar la frontera turca de un momento a otro y facilitar el rápido hundimiento de estos dos grupos. ¿Lo hará?

Indudablemente, otro de los poderosos motivos que podrían impulsar una nueva estrategia turca es el fracaso de la Operación 'Escudo del Éufrates', la invasión del norte de Siria iniciada en agosto de 2016 con el supuesto objetivo de asegurar las fronteras turcas frente a DAESH y los kurdos, contando con el respaldo de los "yihadistas moderados" a los que en Occidente se denomina Ejército Libre Sirio (ELS).

Erdogan, siempre tan locuaz como imprevisible, deslizaba a finales de noviembre que Ankara comenzó la operación militar en Siria para “poner fin al Gobierno de Bashar al-Asad”. Cuando públicamente el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, exigió a Erdogan que aclarara sus objetivos contra Al-Assad en Siria, Erdogan reculó y sólo dos días después aseguraba que las operaciones en Siria estaban dirigidas sólo contra los terroristas.

Verdaderamente, desde entonces son severas las derrotas sufridas por el Ejército turco en el norte de Siria. Estas derrotas habrían provocado la dimisión de hasta 50 altos oficiales del Ejército turco presentes en Siria, hastiados de una situación en la cuál se combinan derrotas militares severas (por ejemplo, con la primera derrota en combate de los carros Leopard del Ejercito turco), las acusaciones al ESL de vender a DAESH armas y equipos que les habían sido facilitados por el Ejército turco o la humillante negociación entre oficiales turcos y DAESH para el intercambio de los cuerpos de los dos soldados turcos quemados vivos por DAESH a cambio de seis terroristas del grupo. (9)

Con un ejército en pleno proceso de purga en sus mandos, esta noticia viene a confirmar la situación de deterioro que se vive en el seno de la oficialidad turca.

En conclusión, la históricamente tortuosa relación entre Rusia y Turquía tendría para los rusos un excelente nuevo capítulo ante la perspectiva de una posible salida de Turquía de la OTAN; Putin, estratega sobradamente acreditado, se adelantaría una vez más a Washington si lograse procurar una fractura en el seno atlantista, aunque ello no conduzca necesariamente a una alineación turca con Moscú, pues son muchas las diferencias aún por salvar.

Si Moscú logra apartar a Erdogan de la OTAN y situarlo en una especie de medio camino entre Estados Unidos y Rusia, se anotaría un tanto valiosísimo, como el que se anotó al consolidar la alternativa al malogrado gasoducto South Stream haciéndolo transitar por Turquía en lugar de por Bulgaria.

Como casi siempre, y aún mucho más tratándose del volátil Erdogan, solo el tiempo será quien quite o dé la razón.

NOTAS
(1) http://www.telesurtv.net/news/Iraq-anuncia-acuerdo-de-retirada-de-tropas-turcas-del-pais-20170107-0032.html
(2) https://actualidad.rt.com/actualidad/228520-turquia-finalizar-muro-frontera-siria-irak
(3) http://www.europapress.es/internacional/noticia-turquia-vincula-gulen-pkk-estado-islamico-informe-golpe-estado-fallido-20170107035610.html 
(4) http://www.cbc.ca/news/world/turkey-erdogan-trump-economy-1.3910464
(5)  http://elpais.com/diario/2009/11/17/internacional/1258412403_850215.html 
(6) http://www.voltairenet.org/article194880.html 
(7) http://www.hispantv.com/noticias/turquia/329522/isik-amenaza-eeuu-cerrar-base-incirlik
(8) http://aranews.net/2017/01/us-alarmed-by-turkeys-ridiculous-anti-western-rhetoric/
(9) http://spanish.almanar.com.lb/50708